Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Enfoque multiespecie para la gestión de la pesca en el mar del Norte

A medida que aumenta la preocupación en torno a la sobreexplotación pesquera, las partes interesadas buscan sin descanso técnicas de predicción más precisas y estrategias innovadoras para la gestión de recursos. El proyecto GADCAP ha realizado una gran aportación al someter a prueba el enfoque multiespecie para la gestión de la pesca en el Flemish Cap.
Enfoque multiespecie para la gestión de la pesca en el mar del Norte
Tal y como han señalado algunas instancias como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las limitaciones que presenta un enfoque monoespecie para la gestión de la pesca han propiciado la aparición de distintas iniciativas destinadas a sustituirlo por un enfoque ecosistémico más amplio para la evaluación y gestión de la pesca.

El defecto principal de un enfoque monoespecie para la gestión de la pesca es que se considera dicha especie de forma aislada, sin tener en cuenta la relación con su ecosistema a la hora de utilizar los datos generados para crear procedimientos de gestión. De hecho, se pasan por alto los efectos de las interacciones con otras especies en la dinámica de población, y ahí es donde resulta útil un planteamiento multiespecie.

El equipo del proyecto GADCAP (Implementation of a multispecies model GADGET to the ecosystem of Flemish Cap and incorporation to the fisheries stock assessment of NAFO; a case study), financiado con fondos de la UE y capitaneado por el Dr. Alfonso Pérez Rodríguez, ha dedicado los dos últimos años a aplicar este enfoque a la zona llamada Flemish Cap. La ausencia relativa de complejidad de esta área —donde el 85 % de la biomasa total la componen bacalao, gallineta y gamba—, su alto grado relativo de aislamiento, las fuertes conexiones entre especies y la ingente cantidad disponible de datos de alta calidad procedentes de estudios comerciales y científicos la convierten en un entorno de prueba ideal.

En esta entrevista exclusiva para la revista de resultados de research*eu, el Dr. Pérez Rodríguez nos amplía información sobre los resultados del proyecto y aborda en qué medida acabará contribuyendo a desvelar los factores interconectados que determinan la dinámica entre las poblaciones de bacalao, gallineta y gamba en el Flemish Cap.

En su opinión, ¿cuáles son los principales inconvenientes de un enfoque monoespecie para la gestión de la pesca?

Bueno, se trata de un planteamiento que puede ser válido para especies comerciales sin depredadores (o en las que la depredación como causa de mortalidad no destaque por encima de otras) y que se alimenten a través de componentes del ecosistema que no sean objeto de explotación comercial, como el zooplancton o el fitoplancton, pero, en la realidad, son casos muy excepcionales, y la mayoría de las especies comerciales dependen en gran medida de una fuerte interacción con otras especies; no solo la depredación en sí, sino también la competencia por los recursos alimenticios. En estos casos, si no se tiene en cuenta la interacción entre especies, se puede llegar a sobrevalorar la productividad de una población y, en última instancia, se pueden generar predicciones sobre la biomasa de estas poblaciones a corto y largo plazo que excedan con mucho los valores reales. En consecuencia, se puede producir una sobreexplotación de los recursos y, si este error se mantiene a largo plazo, se podría provocar un descenso de las poblaciones explotadas o incluso podrían llegar a esquilmarse por completo.

¿Cómo se obtienen mejores resultados con un enfoque multiespecie?

El enfoque multiespecie, al contrario que el monoespecie, sí tiene en cuenta las principales interacciones con otras especies comerciales en el ecosistema. La descripción y el modelado del tiempo ya transcurrido (retrospectiva) no tiene por qué ser mejor con el planteamiento multiespecie que con el enfoque monoespecie, pero las previsiones a corto y largo plazo deberían ser más fiables con el enfoque multiespecie. La razón es que, al crear las proyecciones, se pueden considerar de forma explícita las interacciones tróficas y la compleja interacción de depredación y competencia para predecir la dinámica de la población comercial.

En algunas zonas, los modelos monoespecie tienen en cuenta las evaluaciones de la mortalidad por depredación derivadas de los modelos multiespecie. Ya es un avance, pero no basta con eso: los modelos monoespecie no representan adecuadamente los resultados complejos procedentes de las interacciones depredadoras, que son un factor de suma importancia a la hora de evaluar las diferentes estrategias de gestión.

¿Por qué optaron por la herramienta GADGET para el proyecto?

La intención de GADCAP era desarrollar un modelo lo suficientemente simple para poder proporcionar orientación científica en la zona de la Organización de Pesquerías del Atlántico Norte (NAFO), pero con el mayor grado posible de información sobre interacción entre especies y sobre otros elementos relacionados con la productividad de las poblaciones.

GADGET cumple a la perfección estos criterios. Se trata de una herramienta versátil con la que el usuario puede crear de todo, desde los modelos más simples a los más complejos, teniendo en cuenta distintas características del ecosistema: una o más especies, desglosables a su vez en varios componentes; zonas distintas con migraciones entre ellas; la depredación intraespecífica e interespecífica; el crecimiento; el envejecimiento; la reproducción y la repoblación; y la diversidad de flotas comerciales y científicas que toman muestras de las poblaciones. Es un modelo que se basa en procesos. Permite modelar distintos procesos biológicos y ecológicos para cada población y establecer parámetros para los submodelos de depredación, crecimiento, envejecimiento, la relación longitud-peso o los cambios de sexo. La FAO lo ha alabado como uno de los modelos ecosistémicos que ofrece mejores resultados a la hora de obtener asesoramiento científico práctico para la gestión de la pesca. De hecho, se utiliza ya en varias zonas, como los mares de Islandia, el mar de Barents y el golfo de Vizcaya.

¿Qué ha aprendido gracias a su investigación sobre la dinámica de las poblaciones de bacalao, gallineta y gamba en el Flemish Cap?

La sobrepesca, la depredación y el canibalismo, así como el éxito variable de la repoblación, destacaron como los factores principales para los fuertes altibajos en la biomasa de esas tres poblaciones durante el periodo de estudio. En el caso de las gambas, tanto la pesca como la depredación por parte de la gallineta se aliaron para provocar el agotamiento de la población, a lo que además cabe añadir la depredación por parte del bacalao. La proporción de bacalaos de gran tamaño en la población, sobre todo desde 2010, elevó la mortalidad por depredación de la gallineta, y se postula como el factor principal para su descenso. El modelo también ha dejado claro que el canibalismo ha sido la causa principal de mortalidad entre gallinetas y juveniles de bacalao, además de poner en grave peligro la posibilidad de que la población aumente. Asimismo, se ha puesto de manifiesto la importancia de los grupos externos de presas, como los hiperideos y los eufáusidos para gallinetas y bacalaos inmaduros o los maduros de pequeño tamaño, el género Anarhichas sp para grandes bacalaos maduros y, por último, los copépodos para las gallinetas. Estos resultados apuntan a que una posible disminución de estas presas alternativas puede tener importantes consecuencias para la dinámica de las especies comerciales al cambiar las interacciones de depredación (y canibalismo).

Para las predicciones a largo plazo, los valores totales de biomasa y de rendimiento máximo sostenible (RMS) de cada especie obtenidos con distintas presiones pesqueras mostraron pautas evidentes derivadas del efecto negativo de la mortalidad por pesca sobre las poblaciones de presas o depredadores. En este sentido, se observaron los patrones esperados de descenso en la biomasa de las tres poblaciones a consecuencia del incremento de la presión pesquera. Ahora bien, aparte de estas reacciones triviales en las reservas pesqueras, que también pueden calcularse mediante modelos monoespecie, los modelos multiespecie aportan información secundaria interesante que solamente se puede apreciar con este enfoque. Por ejemplo, el efecto negativo en la producción total y en el RMS del bacalao provocado por una mayor mortalidad por pesca de gallinetas y gambas. Esta repercusión negativa provino del aumento del canibalismo en el bacalao ante la mayor dificultad para encontrar a sus presas principales. También resultó interesante observar el efecto positivo en la biomasa y el RMS de la gallineta ante el incremento de la mortalidad por pesca del bacalao a consecuencia de la relajación en la mortalidad por depredación. Lo mismo se observó en la biomasa y el RMS de la gamba en relación con la presión pesquera sobre la gallineta y el bacalao.

A su juicio, ¿cuáles serían las principales aportaciones de GADCAP para el desarrollo de un enfoque multiespecie?

La aportación principal de GADCAP hasta el momento es que ejemplifica a la perfección la utilidad de tener en cuenta las interacciones tróficas para intentar explicar y predecir la dinámica de las poblaciones. Sin embargo, esperamos poder ampliar muy pronto el ámbito del enfoque multiespecie aplicando el modelo GADCAP a la evaluación de la estrategia de gestión de diversas especies.

¿Cómo considera que ayudarán los resultados de su proyecto a mejorar la gestión de la pesca en el Flemish Cap?

GADCAP es el primer modelo multiespecie desarrollado para la zona NAFO. Los resultados indican bien a las claras que, al no tener en cuenta las interacciones entre especies en la evaluación del bacalao, la gallineta y la gamba en el Flemish Cap, se pueden infravalorar en gran medida tanto la magnitud como la variabilidad de la mortalidad natural, lo que a su vez llevaría a sobrevalorar la biomasa explotable en las predicciones a corto plazo que sirven de base para las decisiones de gestión, es decir, que se pecaría de un exceso de positivismo.

Mientras tanto, a la luz de la relación de tamaño entre depredador y presa y la dinámica entre sus poblaciones inducida por la repoblación variable, se ha demostrado también que las interacciones tróficas presentan un alto grado de flexibilidad y van más allá de ser meras interacciones entre especies: se trata de interacciones específicas también moduladas por el tamaño. Es un factor que debería considerarse seriamente a la hora de evaluar el efecto de un depredador sobre una población de presas, ya que, en caso contrario, la valoración de la mortalidad por depredación podría ser errónea. Por esas razones, GADCAP representa el primer paso hacia la aplicación de un enfoque ecosistémico y multiespecie para la gestión de la pesca en la zona NAFO.

¿Cuáles son sus planes ahora que el proyecto ha terminado?

El desarrollo de GADCAP ha sido una revolución para mis conocimientos relacionados con el modelado de dinámicas poblacionales, evaluación de poblaciones y distintos aspectos de gestión. Es un avance que se suma a mi formación y experiencia como biólogo y ecólogo marino. Ahora me veo capacitado para asumir labores y proyectos integradores desde el punto de vista del contenido y de la gestión medioambiental en los que resulten de gran importancia los conocimientos sobre ecosistemas marinos y las distintas formas de elaborar modelos.

En ese sentido, me interesa especialmente seguir participando en proyectos en los que poder aplicar los conocimientos sobre la gestión ecosistémica de recursos pesqueros. Una posibilidad sería continuar el trabajo iniciado en el Flemish Cap elaborando un Marco de Evaluación de Estrategias de Gestión, con los modelos multiespecie desarrollados en GADCAP como elemento central del modelo operativo.

¿Y por qué no otros caladeros? ¿Tiene pensado continuar su labor en otros lugares de Europa?

Sí, el enfoque multiespecie para la gestión de la pesca es un planteamiento relativamente nuevo y solamente se ha aplicado en un número reducido de sistemas. Como ya he dicho, en estos sistemas en los que son importantes las interacciones entre especies, y en particular las interacciones de depredación, el enfoque multiespecie ofrece información sobre la dinámica de las comunidades que el enfoque monoespecie no puede proporcionar. La consecuencia podría ser cometer graves errores en las decisiones de gestión. Por esa razón, en esos sistemas que cuentan con bases de datos adecuadas, siempre será interesante desarrollar este planteamiento, y yo personalmente estaría encantando de contribuir, ya sea directa o indirectamente. Estos ecosistemas pueden estar situados en aguas europeas o incluso en aguas internacionales en las que la UE, en calidad de parte contratante, tenga un gran interés y desempeñe un papel decisivo a la hora de definir los enfoques y las decisiones de gestión, como es el caso de la zona NAFO.

GADCAP
Financiado con arreglo a FP7-PEOPLE
Página del proyecto en CORDIS

Fuente: Entrevista publicada en la revista de resultados research*eu nº 52 pp. 4-6

Información relacionada

Número de registro: 125421 / Última actualización el: 2016-06-02
Categoría: Entrevistas
Proveedor: ec