Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Tendencias científicas: El universo se expande mucho más rápido de lo que se pensaba

La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) han anunciado que el universo se expande entre un cinco y un nueve por ciento más rápido de lo que se creía hasta ahora, después de utilizar el telescopio espacial Hubble para medir la distancia desde nuestra Vía Láctea hasta las estrellas de otras diecinueve galaxias.
Tendencias científicas: El universo se expande mucho más rápido de lo que se pensaba
La velocidad de expansión no coincidía con las previsiones basadas en las mediciones de la radiación remanente del Big Bang que dio lugar al universo conocido hace alrededor de 13 800 millones de años. Concretamente, en este nuevo estudio se observaron las características de luminiscencia de aproximadamente dos mil cuatrocientas estrellas variables cefeidas de diecinueve galaxias distintas y también las de tres centenares de supernovas tipo Ia. El motivo es que las cefeidas y las supernovas tipo Ia forman parte de la llamada escalera de distancias cósmicas, una herramienta importantísima para aquellos astrónomos que tratan de medir las inmensas distancias que median entre las galaxias.

Los objetos celestes clasificados en esta categoría poseen una cantidad conocida que se puede medir con gran precisión. Así, se sabe cómo brilla una supernova tipo Ia y se ha determinado que existe una relación muy estrecha entre el brillo de una cefeida y su periodo de pulsación. El equipo científico comparó las observaciones de los elementos incluidos en el estudio con el estiramiento de la luz procedente de galaxias en retroceso, que es utilizado por los astrónomos para medir el estiramiento del espacio, y ello permite calcular la velocidad de la expansión del universo. El valor obtenido se denomina constante de Hubble.

La nueva tasa de expansión se calcula en 73,2 kilómetros por segundo por megapársec, cifra que representa una reducción del 76 % de la incertidumbre relativa a la constante de Hubble desde 2005, cuando el proyecto «Supernova H0 for the Equation of State» (SHOES) empezó a calcular la expansión del universo. Teniendo en cuenta que un megapársec equivale a 3,26 millones de años luz, la consecuencia de este ajuste es que la distancia entre los objetos cósmicos se habrá duplicado dentro de 9 800 millones de años.

No obstante, estas velocidades no coinciden con las predicciones anteriores de la tasa de expansión derivadas de otras observaciones realizadas por la Sonda Wilkinson de Anisotropías de Microondas (WMAP) y por el satélite Planck de la ESA. Ambos se pusieron en órbita con el propósito de estudiar la posluminiscencia del Big Bang, y depararon predicciones más bajas y levemente distintas de la expansión cósmica (la sonda un 5 % menos y el satélite un 9 % menos).

«Se empieza en dos extremos y se espera que se encuentren en un punto intermedio, si son correctos tus planos y mediciones —comentó el primer firmante de la investigación, el nobel Adam Riess—. Pero ahora los dos extremos no se encuentran en el medio, y buscamos el motivo».

El equipo investigador responsable de este estudio conjunto entre la NASA y la ESA piensa que el motivo de esta aceleración imprevista podría ser uno de los fenómenos invisibles (por no emitir radiación ni luz alguna) que se cree que componen cerca del 95 % del universo, es decir, la materia oscura, la energía oscura y la radiación oscura. Estos fenómenos no se pueden estudiar de forma directa, por lo que los astrónomos los examinan a través de su influencia en la materia visible, como las galaxias y los supercúmulos.

También es posible que la materia oscura sea la responsable de dicha aceleración a causa de alguna característica que, sencillamente, aún no hemos descubierto por las limitaciones de nuestras capacidades de observación. La discrepancia hallada podría implicar también que la teoría de la relatividad de Albert Einstein resulta incompleta a la hora de trabajar con objetos a escala universal. Por otro lado, es posible que la energía oscura esté empujando y alejando las galaxias entre sí con una intensidad muy superior a la que se le atribuye. Por último, otra posibilidad es que cierta familia de partículas subatómicas que se desplazan a una velocidad próxima a la de la luz (lo que se denomina radiación oscura) haya aportado una energía adicional que haya acelerado el universo temprano.

Una consecuencia previsible de esta aceleración de la expansión universal sería que, en muchos miles de millones de años, todas las otras galaxias hayan retrocedido más allá de cierto «horizonte cósmico» y dejado a la Vía Láctea totalmente sola en el universo visible.

El equipo de la NASA y la ESA pretende aprovechar la próxima generación de telescopios terrestres y espaciales, como el Telescopio Espacial James Webb (JWST) y el European Extremely Large Telescope (Telescopio europeo extremadamente grande, E-ELT) de la ESO, para reducir a tan sólo un 1 % la incertidumbre relativa a la constante de Hubble.

Fuente: Basado en noticias aparecidas en medios

Información relacionada

Países (29)

  • Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Chequia, Alemania, Dinamarca, Estonia, Grecia, España, Finlandia, Francia, Croacia, Hungría, Irlanda, Italia, Lituania, Luxemburgo, Letonia, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumanía, Suecia, Eslovenia, Eslovaquia, Reino Unido, Estados Unidos
Número de registro: 125520 / Última actualización el: 2016-06-09
Categoría: Tendencias científicas
Proveedor: ec
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba