Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La tecnología del GNSS permite obtener mapas de biomasa más precisos

En el seno del proyecto financiado con fondos europeos COREGAL se ha conjugado la tecnología de posicionamiento convencional con las señales reflejadas del Sistema Mundial de Navegación por Satélite (GNSS) de tal manera que las autoridades de ordenación del territorio pueden ver con mayor precisión el suelo forestal incluso a través de cubiertas arbóreas densas.
La tecnología del GNSS permite obtener mapas de biomasa más precisos
Brasil es un país muy extenso y buena parte del mismo está cubierto por la densa selva amazónica. Con las herramientas convencionales de cartografía, prospección y gestión del suelo resulta, sencillamente, imposible administrar sus territorios más agrestes y remotos. Por tanto, se necesita una tecnología nueva de gestión del suelo como la que ha proporcionado el proyecto COREGAL.

La finalidad de este proyecto es aprovechar y combinar las virtudes de las tecnologías de posicionamiento y reflectometría en una plataforma aérea no tripulada y de bajo coste para observar la biomasa de los bosques amazónicos brasileños. Surge así una plataforma innovadora y sin precedentes que conjuga la tecnología del GNSS (Sistema Mundial de Navegación por Satélite) con la tecnología de drones (vehículos aéreos no tripulados o UAV).

Hasta ahora, esta clase de tarea se venía realizando echando mano de distintas tecnologías de sensores y fuentes de información. En cambio, COREGAL saca al mercado un tipo nuevo de sensor que es capaz de facilitar datos adicionales con los que mejorar los productos existentes. Los UAV del proyecto cuentan con un receptor GNSS habilitado por Galileo que sirve como sensor principal para suministrar información de posicionamiento y cálculos de biomasa. Pero las señales de Galileo no siempre pueden atravesar la densa cubierta arbórea de las junglas de Brasil, y por ello en la plataforma de COREGAL se han integrado también señales reflejadas de GNSS (GNSS-R) que sí poseen esa capacidad. Con esta combinación tecnológica, la plataforma aporta al usuario un medio muy preciso y más barato para la gestión del suelo y el registro de la biomasa.

¿Cómo funciona el sistema?

En el sistema de COREGAL, el satélite GNSS sirve como transmisor desde el espacio, mientras que el UAV actúa como receptor. La señal transmitida desde el satélite es reflejada por el suelo, de forma que recoge información sobre las características de la superficie y los posibles obstáculos existentes. La señal que rebota desde la superficie es captada por el sensor de biomasa del UAV, el cual extrae los datos sobre el suelo. El sistema es específico para el registro de la biomasa. La señal reflejada atraviesa las ramas y hojas de los árboles, captando así importante información sobre la biomasa que es extraída por el receptor del UAV.

En palabras de Pedro Freire da Silva, coordinador del proyecto: «Al integrar el posicionamiento y la reflectometría en un mismo dispositivo integrado en un UAV se obtiene un sistema de excepcional valor. Además, las propiedades de la señal GNSS-R hacen posible un nivel de saturación inferior al de los sistemas de radar tradicionales, de forma que el usuario cuenta con un grado de sensibilidad mayor a un nivel superior de densidad de la biomasa».

Ventajas y pasos siguientes

Conocer la biomasa existente en determinada zona es fundamental para poder evaluar sus posibilidades económicas, de conservación y de producción de biocombustibles. Además, esta información sobre la biomasa permite calcular la cantidad de carbono almacenado en un bosque, lo cual reviste importancia para ser consciente de las posibles consecuencias ambientales y climáticas de cualquier uso previsto de la tierra. Con esta información a su disposición, la administración local puede tomar medidas para atenuar la deforestación y las actividades de degradación forestal que pudieran generar gases carbónicos nocivos.

Actualmente se está ensayando la plataforma de COREGAL para validarla. Hace poco se realizó un primer vuelo de prueba que fue todo un éxito, si bien Silva reconoce que se han encontrado escollos por el camino. Por ejemplo, en varios ensayos se percataron de diversas fuentes de interferencias que dificultaban la recepción de la señal de Galileo, que se basa en la banda de radiofrecuencias E5.

Pero ello no ha hecho mella en el optimismo del coordinador del proyecto: «Confiamos en que estos ensayos permitan demostrar la viabilidad comercial de la propuesta de COREGAL para la medición de la biomasa. Las principales ventajas de nuestra plataforma son su coste, notablemente inferior, y su precisión para el registro de la biomasa, que es superior». Silva espera también que el proyecto ayude a acelerar la adopción de la tecnología de Galileo en Brasil, lo cual podría tener consecuencias beneficiosas para los proyectos y las iniciativas empresariales europeas relacionadas.

Para más información, consulte:
Página web del proyecto

Fuente: Basado en una entrevista al coordinador del proyecto

Información relacionada

Número de registro: 125521 / Última actualización el: 2016-06-09
Categoría: Nuevos productos y tecnologías
Proveedor: ec