Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un medicamento contra el dolor torácico podría contribuir a combatir enfermedades fúngicas desatendidas

Un proyecto financiado con fondos europeos ha brindado esperanzas en el contexto de la búsqueda de una nueva técnica para combatir infecciones fúngicas mortales al señalar el potencial de cierto bloqueador de canales de calcio.
Un medicamento contra el dolor torácico podría contribuir a combatir enfermedades fúngicas desatendidas
Las enfermedades fúngicas representan un peligro cada vez mayor para la salud humana, principalmente para las personas cuyo sistema inmunológico se encuentra debilitado a causa de medicación inmunodepresora destinada a tratar diversas enfermedades como pueda ser el VIH. Según investigaciones, la virulencia de las especies fúngicas que son patógenas para el ser humano (una minoría) habría evolucionado de manera independiente en numerosas ocasiones. Si se logra comprender con mayor precisión cómo se ha producido esa evolución, quizás se puedan formular tratamientos más efectivos.

El proyecto MITOFUN tenía el cometido de dar con tratamientos posibles, y para ello partió de la hipótesis de que la mitocondria fúngica (un orgánulo productor de energía) podría suponer un «interruptor» clave de la virulencia fúngica en los hospedadores animales.

Aprovechar el sistema inmunológico del propio organismo

MITOFUN empleó varios métodos de genética y biología celular y también técnicas de imagen de gran resolución para estudiar Cryptococcus neoformans, hongo causante de infecciones pulmonares y vinculado a la encefalitis y a la meningitis de etiología fúngica.

Cryptococcus neoformans se oculta en el interior de los leucocitos del propio paciente, y ello dificulta singularmente su tratamiento. El equipo de MITOFUN, en la unidad de investigación farmacológica de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), cribó mil doscientos fármacos aprobados por la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) y sin protección de patente con la finalidad de hallar candidatos que pudieran «alertar» a los leucocitos de su grado de infección y activar una respuesta.

De entre diecinueve compuestos prometedores incluidos en la quimioteca Prestwick Chemical Library® de moléculas pequeñas aprobadas por la FDA, en un segundo cribaje se seleccionó un único candidato terapéutico anticriptocócico fuerte, el clorhidrato de fendilina. Se trata de un compuesto utilizado habitualmente para tratar la angina y el dolor torácico.

Se cree que, para sobrevivir, el criptococo altera la señalización del calcio en el interior de las células humanas. El clorhidrato de fendilina impide esa alteración, pone al descubierto la infección y activa las defensas del organismo.

Objetivo: un nuevo régimen terapéutico contra una enfermedad desatendida

Los pacientes inmunocomprometidos son especialmente propensos a sufrir infecciones de Cryptococcosis neoformans, que figuran entre las principales causas de fallecimiento de los pacientes de VIH/SIDA en todo el mundo (se calcula que cada año se produce un millón de casos de meningitis criptocócica). En el África subsahariana se registra el mayor número de defunciones a causa de la meningitis criptocócica entre el colectivo de pacientes VIH positivos, siendo la tasa de mortalidad del 70 %.

Por norma general, la infección comienza con la inhalación de agentes (esporas o levaduras desecadas) que provocan una infección pulmonar, la cual puede extenderse después al sistema nervioso central, donde causa meningitis. Entre otras razones, la criptococosis es tan difícil de erradicar, en comparación con otros agentes infecciosos como puedan ser bacterias, porque su genoma es mucho más parecido al del ser humano. Por consiguiente, reviste una gran dificultad intervenir sobre una ruta química que sea específica del hongo y no se manifieste en el ser humano. Así, los propios tratamientos dirigidos contra el hongo pueden plantear un riesgo para la salud general del paciente.

Los hallazgos de MITOFUN señalan a un bloqueador de canales de calcio, el clorhidrato de fendilina, como componente posible para el diseño de y el tratamiento con un medicamento anticriptocócico, y se han publicado en la revista International Journal of Antimicrobial Agents.

No obstante, pese a la posibilidad esperanzadora de administrar clorhidrato de fendilina para activar el propio sistema inmunológico del organismo contra la infección, no es menos cierto que precisaría dosis elevadas, por lo cual no sería adecuado como tratamiento por sí solo. Lo cierto es que estos descubrimientos abren algunas vías de investigación auspiciosas en las que concentrar los esfuerzos por combatir esta enfermedad desatendida.

Para más información, consulte:
Página del proyecto en CORDIS

Fuente: Basado en información del proyecto

Información relacionada

Número de registro: 125564 / Última actualización el: 2016-06-20
Categoría: Avances científicos
Proveedor: ec
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba