Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un sensor en el móvil para analizar el aliento y detectar enfermedades al instante

Se dice que pasar demasiado tiempo con el teléfono móvil puede resultar perjudicial para el desarrollo cerebral e incluso provocar daños en el cuello. No obstante, absténgase de tirarlo a la papelera. Un proyecto financiado por la UE está mejorando la reputación sanitaria de los móviles al desarrollar Sniffphone, un módulo capaz de analizar el aliento del usuario para detectar hasta diecisiete enfermedades.
Un sensor en el móvil para analizar el aliento y detectar enfermedades al instante
Añadir sensores a los teléfonos móviles se ha convertido en toda una tendencia, y los modelos más innovadores logran detectar cambios en cosas tan dispares como la temperatura, la humedad, los gestos manuales o la luz. Ahora bien, hay una cosa que todavía no pueden hacer estos dispositivos: analizar lo que exhalamos. Pese a que ya se han comercializado aparatos portátiles para detectar el nivel de alcohol en sangre y mostrarlo en el móvil, el uso y aprovechamiento de todo el potencial de la tecnología de análisis del aliento aportarían una característica fantástica a fabricantes de móviles y desarrolladores de aplicaciones.

En ese sentido, una tecnología llamada «Na-Nose» podría marcar un antes y un después. Presentado en un estudio publicado en ACS Nano en diciembre de 2016, este dispositivo detecta los patrones químicos de los compuestos orgánicos volátiles que exhalan los pacientes. Este nuevo estudio, aparte de demostrar por primera vez que se puede establecer un vínculo entre enfermedades específicas y estos patrones químicos, pone de manifiesto que el Na-Nose usa nanopartículas de oro y nanotubos de carbono para diagnosticar hasta diecisiete enfermedades distintas, entre ellas algunos cánceres en fases tempranas.

La historia de Na-Nose arrancó hace diez años, cuando el ingeniero Hossam Haick se incorporó a Technion, el Instituto de Tecnología de Israel. Allí comenzó a elaborar una herramienta analítica que constaba de dos partes: una caja de sobremesa con un tubo en el que la persona exhala para que su aliento llegue a una matriz de sensores; y un ordenador con un programa de aprendizaje automático preparado para reconocer patrones a través de esos sensores.

Las finas capas de nanopartículas de oro o nanotubos de carbono de la matriz están revestidas de ligandos orgánicos. Cuando los compuestos exhalados se fijan a los ligandos, se produce un cambio en la resistencia eléctrica entre las nanopartículas o los nanotubos. La señal resultante se envía a un ordenador que emplea un programa de reconocimiento de patrones para determinar si concuerda con la de una enfermedad concreta.

El dispositivo está preparado para reconocer veintitrés dolencias, después de que el equipo de Haick lo probara con ocho mil pacientes para enseñar al programa a distinguir entre una enfermedad y posibles factores de confusión como la contaminación, la edad, el sexo, una enfermedad subyacente y la zona geográfica. El año pasado, Haick ya demostró que, en un ensayo a ciegas, esta herramienta logró detectar cáncer gástrico en pacientes con una precisión de entre el 92 % y el 94 %. Ahora bien, con este nuevo estudio Haick ha dado un paso adelante al utilizar Na-Nose para detectar y distinguir entre 17 enfermedades distintas en el aliento de 1 404 personas de 5 países diferentes.

El siguiente paso consiste en miniaturizar el dispositivo para poder incorporarlo a los teléfonos móviles de aquí a agosto de 2018, gracias a la financiación recibida por el proyecto SNIFFPHONE en el marco del programa Horizonte 2020. «Aspiramos a detectar las enfermedades en una fase temprana para poder incrementar el índice de supervivencia», comenta Haick.

Si desea más información, consulte:
https://www.sniffphone.eu/

Fuente: Basado en noticias aparecidas en medios

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba