Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un servicio innovador de alquiler de ciclomotores usará ahora Galileo

MOTIT, un servicio de alquiler de ciclomotores eléctricos disponible a través de una aplicación móvil, ha recorrido un largo camino desde su lanzamiento en Barcelona en 2013. El sistema estará disponible pronto en Milán y ya se está probando en París. Eso sí, este crecimiento no ha tenido lugar sin que se hayan aplicado ciertas mejoras. Las quejas de los usuarios sobre la dificultad para localizar las motos propiciaron la idea de integrar un receptor Galileo en los ciclomotores MOTIT en el marco del proyecto G MOTIT.
Un servicio innovador de alquiler de ciclomotores usará ahora Galileo
Uber, BlaBlaCar y otros servicios parecidos ya han arraigado en Europa y, de este modo, la ciudadanía ha tenido la oportunidad de familiarizarse con la idea de las aplicaciones basadas en GNSS que ayudan a desplazarse de un lugar a otro. Al mismo tiempo, las ciudades europeas se han vuelto un poco más ecológicas al ofrecer servicios de alquiler de bicicletas en los que los usuarios escogen una de ellas en una estación y la depositan en otra parada cerca de su destino.

MOTIT ofrece lo mejor de ambos mundos. Desde 2013, esta idea nacida de la Web 2.0 ha brindado a los ciudadanos de Barcelona una aplicación con un servicio completo de alquiler de ciclomotores con un toque ecológico. A diferencia de las motos que se ven en todas partes, los ciclomotores de MOTIT son cien por cien eléctricos. Se pueden arrancar con un smartphone, tienen dos cascos incorporados y, oh sorpresa, se pueden encontrar prácticamente en cualquier punto de la ciudad. Se acabó buscar la estación más cercana y caminar desde allí: el usuario de MOTIT puede dejar el ciclomotor donde le venga en gana, ya sea frente a su trabajo, su casa o su tienda favorita. Al abandonarlo, el ciclomotor queda disponible para que lo utilice el suscriptor más cercano de MOTIT que necesite el vehículo.

Ahora bien, lo que le faltaba a MOTIT hasta ahora era un sistema de posicionamiento exacto que ayudara a los usuarios a localizar su ciclomotor con mayor precisión que el GPS.

Aquí entra en escena G MOTIT (Galileo-Enhanced MOTIT: an electric scooter sharing service for sustainable urban mobility). En busca de una aplicación de la vida real que permitiera que la Comisión Europea atrajese a posibles usuarios de Galileo, el proyecto nació tras constatar que el servicio GNSS europeo era exactamente lo que MOTIT necesitaba para aumentar la satisfacción de sus usuarios y facilitar su desarrollo en otras ciudades europeas.


De todas las soluciones al alcance de la mano para solventar los problemas derivados del aumento del tráfico en las ciudades, ¿por qué decidió invertir en MOTIT?

Martí Jofre: El servicio parecía interesante por dos razones principalmente. La primera es que MOTIT ya había sacado a relucir la necesidad real de aumentar la capacidad de localización para mejorar la experiencia de los usuarios en un servicio que ya existía, o lo que es lo mismo, ayudar a los usuarios a encontrar su ciclomotor. Es justo lo que buscábamos, y la Comisión Europea quería demostrar los beneficios del sistema Galileo de navegación por satélite para servicios reales.

Además, MOTIT nos pareció muy innovador en aquel momento, si bien es cierto que en los últimos meses se han lanzado otros servicios parecidos. Son muchos los aspectos innovadores e interesantes de MOTIT: En primer lugar, todo se hace a través del smartphone, incluida la activación de la moto. Los ciclomotores también son eléctricos, por lo que aseguran a los usuarios una conducción cómoda y respetuosa con el medio ambiente; y se pueden aparcar como cualquier vehículo privado sin tener que buscar estaciones especiales, de modo que no hacen falta grandes inversiones ni ocupar espacio público para las infraestructuras de recarga.

Otros aspectos innovadores son que el casco viene incorporado en la moto y, por último, que usar un ciclomotor es una forma rápida de desplazarse por la ciudad evitando los atascos, permitiendo además la combinación con el transporte público para los últimos kilómetros del trayecto.

A su juicio, ¿cuáles serían los principales obstáculos para que tenga éxito?

La verdad es que, aparte del problema de la localización ya mencionado, el obstáculo principal para muchos usuarios es el tipo de vehículo por el que se ha decantado MOTIT. Utilizar un ciclomotor en ciudades muy pobladas puede ser motivo de inquietud para los usuarios por razones de seguridad, pero las condiciones meteorológicas también pueden llegar a ser un problema: MOTIT es un servicio que, sin lugar a dudas, tiene más potencial en países con sol como los del Mediterráneo.

¿Recibieron muchos comentarios negativos sobre las limitaciones de la tecnología GPS para encontrar la moto disponible más cercana?

Sí, y fueron comentarios tanto del operador que participa en el proyecto como de otros operadores. Algunos de ellos han dejado fuera del servicio determinadas zonas de la ciudad porque los malos resultados con el posicionamiento estaban afectando a los usuarios. Este problema se da sobre todo en calles estrechas de los cascos antiguos.

¿Cómo remedia su receptor Galileo estos problemas?

Galileo, junto con GPS y otros sistemas de navegación por satélite, aumentarán la disponibilidad de satélites y ofrecerán señales nuevas. En conjunto, esperamos que con su uso mejoren la disponibilidad, la precisión y la fiabilidad de la computación de posicionamiento.

Concretamente, el proyecto consistía en cambiar los receptores autónomos de GPS de MOTIT por un receptor Galileo integrado por completo en la electrónica de la moto. De este modo, G MOTIT no fue un mero proyecto de investigación básica para el desarrollo de algoritmos, sino que se centró en la integración y demostración de una tecnología para un uso concreto.

La fase de demostración en París acaba de comenzar. ¿Lecciones aprendidas o reacciones de algún tipo hasta el momento?

Empezamos con la demostración a principios de diciembre. El proyecto se amplió hasta marzo de 2017 y los usuarios de París ya pueden disfrutar de las mejoras que aporta el nuevo receptor Galileo. Aún es pronto para que haya comentarios sobre esta experiencia piloto, pero no cabe duda de que, en cuanto concluya y firmemos un acuerdo comercial con el operador, el nuevo sistema se implantará también para los usuarios de Barcelona.

¿Qué etapas quedan pendientes ahora que el proyecto casi toca a su fin?

Intentaremos comercializar la tecnología para otros operadores de servicios compartidos. A los servicios de uso compartido de automóviles para un único trayecto también podría interesarles esta tecnología, al igual que a cualquier otro servicio de movilidad a demanda como, entre otros, el transporte compartido para trayectos largos o distancias cortas.

G MOTIT
Financiado con arreglo a H2020-Galileo.
http://cordis.europa.eu/project/rcn/193832_es.html

Fuente: Entrevista publicada en la revista de resultados research*eu nº 59 pp. 12-13

Información relacionada

Número de registro: 127702 / Última actualización el: 2017-03-10
Categoría: Entrevistas
Proveedor: ec
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba