Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Tendencias científicas: La NASA anuncia que las condiciones de un satélite de Saturno podrían ser propicias para la vida

La gran pregunta sobre si existe o no vida en Marte cambia de foco tras el anuncio realizado la semana pasada por la NASA, y ahora cabe preguntarse si hay vida en Encélado.
Tendencias científicas: La NASA anuncia que las condiciones de un satélite de Saturno podrían ser propicias para la vida
De los cincuenta y tres satélites con nombre del planeta Saturno, uno posee todos los ingredientes necesarios para albergar vida. Nuevas observaciones realizadas por la sonda espacial Cassini muestran que las erupciones de vapor que escapan de la cubierta de hielo del planeta contienen sustancias químicas que en la Tierra se asocian a la vida.

Desde hace tiempo se cree que Encélado podría ser uno de los sitios idóneos para dar con condiciones capaces de sustentar la vida dado que su subsuperficie está cubierta por un océano. Las mediciones enviadas por Cassini a la NASA tras atravesar uno de los penachos de vapor del satélite muestran que bajo su superficie helada (-198 °C) se encuentra un mar de agua rico en hidrógeno molecular.

La Dra. Linda Spilker, científica del proyecto Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena (Estados Unidos), declaró durante la emisión «Today Programme» de «Radio Four»: «El hidrógeno procede de una fumarola hidrotermal del fondo marino de Encélado». Señaló además la importancia del descubrimiento, dado el potencial del hidrógeno como fuente de energía química para los microbios que pudieran encontrarse en el océano del satélite.

La Dra. Mary A. Voytek, directora del programa de astrobiología de la NASA, añadió: «Este hallazgo sugiere que existe una cantidad considerable de actividad hidrotermal capaz de producir una señal tan intensa de hidrógeno, el cual es una fuente adecuada de energía química capaz de sustentar a organismos vivos».

En la Tierra, el hidrógeno emitido desde fumarolas hidrotermales del fondo oceánico mantiene ecosistemas que se alimentan de dicho gas. Estos organismos producen a su vez metano, detectado también en las emisiones de Encélado. Además del hidrógeno molecular, los datos enviados por la sonda revelan una gran cantidad de dióxido de carbono, el otro ingrediente fundamental para el proceso de metanogénesis, la reacción que permite que exista vida microbiana en los medios submarinos de la Tierra.

La presencia de agua y moléculas orgánicas ya estaba confirmada en Encélado y ahora se coloca la última pieza fundamental del rompecabezas: el combustible necesario para albergar vida. De cara al futuro, el equipo de la NASA propone acercarse más: «No sabemos qué tipo de estructuras pueden existir y puede que no haya forma de investigarlas a distancia, al menos hasta que no tengamos acceso a estos océanos», indicó la Dra. Voytek.

Fuente: Basado en noticias aparecidas en medios

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba