Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Tendencias científicas: Una vacuna indolora contra la gripe

Un parche adhesivo «indoloro» de vacunación contra la gripe, que inocula la vacuna directamente en la piel, ha superado los estudios de seguridad de referencia durante su primer ensayo en seres humanos. Esto debería ser motivo de alegría para aquellas personas en grupos de alto riesgo de padecer gripe que requieren la administración anual de la vacuna pero recelan al pensar en la aguja, aunque el nuevo parche también augura otras ventajas.
Tendencias científicas: Una vacuna indolora contra la gripe
El nuevo parche, desarrollado por investigadores de la Universidad Emory y el Instituto Tecnológico de Georgia (Estados Unidos), presenta en su cara adhesiva cien microagujas del tamaño de un pelo humano que penetran en las capas superficiales de la piel. A diferencia de las vacunas tradicionales contra la gripe, cuya administración consiste en una molesta inyección intramuscular, este dispositivo con microagujas permite inocular la vacuna antigripal de forma transdérmica e indolora.

El ensayo clínico en humanos contó con la participación de cien voluntarios adultos con edades comprendidas entre los dieciocho y los cuarenta y nueve años que previamente habían optado por no vacunarse contra la gripe. Estos fueron asignados al azar a cuatro grupos experimentales, uno de los cuales recibió la clásica inyección en el brazo. En los otros tres grupos, todos los pacientes recibieron la aplicación dérmica del nuevo parche durante veinte minutos, tiempo que permitió a las microagujas disolverse antes de retirar y desechar el dispositivo. Uno de estos grupos fue inoculado con un placebo, mientras que los dos grupos restantes recibieron la vacuna contra la gripe. Posteriormente, todos los participantes fueron sometidos a un seguimiento a ciento ochenta días, cuando se cuantificaron los efectos secundarios y la concentración de anticuerpos.

Ninguno de los pacientes de los cuatro grupos experimentales exhibió efectos secundarios graves, mientras que los efectos secundarios leves fueron parecidos en todos los vacunados, independientemente del método de administración empleado. Es más, la respuesta de anticuerpos desencadenada por el parche fue tan eficaz como la de la inyección tradicional. El 96 % de los receptores del parche adhesivo manifestaron que no era doloroso y el 70 % de los vacunados empleando el parche prefirieron este método antes que otros métodos de administración.

El nuevo parche adhesivo con microagujas está llamado a transformar la manera en la que se administran las vacunas contra la gripe. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer antes de que este método pueda emplearse en las campañas de vacunación, ya que si bien los resultados preliminares son muy halagüeños, el próximo paso consistirá en realizar ensayos adicionales a gran escala. Entre las ventajas que ofrece este dispositivo se encuentra su extraordinaria sencillez, que permite la inoculación de la vacuna en casa de manera autónoma, hecho que debería animar a vacunarse a más personas en grupos de alto riesgo. Además, dado que el parche adhesivo no necesita conservarse en frío, los farmacéuticos podrían disponer de más existencias en sus establecimientos. «La vacuna podría administrarse en casa, en el trabajo o incluso remitirse por correo postal», explicó la doctora Nadine Rouphael de la Universidad Emory.

Este parche de coste reducido no solo sería muy útil para atender a las personas en países desarrollados, sino que además constituiría una herramienta muy potente para mejorar los programas de vacunación contra la gripe en países en vías de desarrollo y posibilitar una respuesta más rápida y eficaz durante una pandemia futura de gripe. El parche también es más respetuoso con el medio ambiente, ya que reduce la cantidad de residuos peligrosos que tienen que ser eliminados.

«Creo sinceramente que es un avance revolucionario», manifestó John McCauley, director del Centro Mundial de la Gripe en el Instituto Francis Crick de Londres. «Si la administración de la vacuna se hace más llevadera, más gente estará dispuesta a vacunarse, y cuantas más personas reciban la vacuna mayor será la capacidad para controlar la infección a nivel poblacional».

Fuente: Basado en noticias aparecidas en medios

Información relacionada

Países

  • Estados Unidos
Número de registro: 128467 / Última actualización el: 2017-06-29
Categoría: Tendencias científicas
Proveedor: ec
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba