Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La conducta agresiva se normaliza entre los niños expuestos a violencia

Un equipo internacional de investigadores ha realizado un estudio que muestra que, cuanto más expuestos están los niños a violencia, más normal la consideran. El trabajo, publicado en la revista Social Psychological and Personality Science, también saca a relucir que, además d...
La conducta agresiva se normaliza entre los niños expuestos a violencia
Un equipo internacional de investigadores ha realizado un estudio que muestra que, cuanto más expuestos están los niños a violencia, más normal la consideran. El trabajo, publicado en la revista Social Psychological and Personality Science, también saca a relucir que, además de experimentar esta normalización, los niños que consideran normal la conducta violenta tienen más probabilidades de comportarse con violencia.

Los investigadores, procedentes de Alemania, Países Bajos, España y Estados Unidos, han llegado a estas conclusiones tras administrar cuestionarios a 777 niños españoles de edades comprendidas entre los 8 y los 12 años.

Los niños respondieron a cuestionarios, que trataban sobre la exposición a violencia, en dos ocasiones separadas por un intervalo de seis meses. De este modo se pretendía examinar si, habiendo contemplado o sido víctima de un comportamiento violento, el nivel de agresividad se había incrementado o disminuido al cabo de seis meses.

Los niños que habían afirmado haber sido testigos de comportamientos violentos en el primer cuestionario, dieron indicios en el segundo cuestionario de haberse vuelto más agresivos. Este dato pone de manifiesto un efecto retardado, puesto que a mayor tiempo trascurrido desde la experiencia violenta, mayor agresividad desarrollaban los niños.

Este mismo efecto se constató en quienes habían sido víctimas de conductas violentas, puesto que los niños que habían indicado esta circunstancia en la primera etapa del estudio, seis meses después también presentaron más probabilidades de comportarse con agresividad.

Múltiples estudios anteriores han señalado que los niños expuestos a violencia tienden a creer que ésta constituye una manera aceptable de solucionar conflictos con los demás y una forma eficaz para conseguir lo que se quiere. Esta investigación es la primera en examinar si las «creencias normativas sobre la agresividad» influyen en el vínculo existente entre la exposición a violencia en diversos contextos (hogar, colegio, barrio y televisión) y la agresividad futura.

«La exposición a violencia puede incrementar la agresividad, sea en el hogar, en el colegio o en el mundo irreal de la televisión, y sin distinción entre quienes han sido víctimas y quienes han sido meros testigos», aseguró Izaskun Orue, de la Universidad de Deusto (España), uno de los principales investigadores del estudio. «Quienes están expuestos a una dosis elevada de violencia acaban por creer que la conducta agresiva es un modo normal de solucionar conflictos y de conseguir lo que se quiere en la vida. Estas creencias reducen la inhibición de cara a comportarse con agresividad contra los demás.»

Los niños encuestados proceden de siete colegios de Vizcaya (España) escogidos al azar. Según los autores, variables como el tipo de colegio (público o privado), el nivel social y el sexo apenas variaron los resultados.

Del estudio se desprende que los niños que son víctimas de violencia presentan una probabilidad elevada de ser violentos en etapas posteriores. Del mismo modo, los que son testigos de violencia a una edad temprana también tienen probabilidades de tener una conducta agresiva con posterioridad, con independencia de si la violencia se observó en el hogar, en el colegio, en su barrio o en los medios audiovisuales.

Los autores concluyen que cuando la agresión se considera una conducta normal, se reduce la inhibición a la hora de comportarse con agresividad. Así, una posible línea de trabajo para futuras investigaciones centradas en la intervención contra este fenómeno sería hallar la forma de contrarrestar estas creencias normativas sobre la agresividad.

Si se enseña a los niños que la conducta agresiva no es ni normal ni aceptable, se podrá transmitir de generación en generación la idea de que la violencia nunca está justificada para perseguir ningún fin.

Fuente: Social Psychological and Personality Science

Información relacionada

Países (4)

  • Alemania, España, Países Bajos, Estados Unidos
Número de registro: 33261 / Última actualización el: 2011-03-31
Categoría: Otros
Proveedor: ec