Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

  • Comisión Europea
  • CORDIS
  • Programas
  • Resolución (CECA, CEE, Euratom) sobre un programa de acción de las Comunidades Europeas en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible, 1993-2000
Desde 1993-01-01 hasta 2000-12-31
| See all projects funded under this programme / topic

Programa anterior

ENV-ENVAP 4C

Programa sucesor

ENV-ENVAP 6C

Referencia del Diario Oficial

C 138 de 1993-05-17

Referencia legislativa

93/C138/01 de 1993-02-01
Conseguir la total integración de la política ambiental y de otras afines a través de la participación activa de todos los actores principales de la sociedad, lo cual entraña una ampliación y profundización de los instrumentos para el control y para el cambio de comportamiento, con inclusión, en particular, de una mayor utilización de las fuerzas del mercado.

Resumen

Desde 1972 ha habido cuatro programas de acción comunitarios en materia de medio ambiente. En un principio, el objetivo fundamental de la política ambiental comunitaria era el control de la contaminación y de otros perjuicios. Posteriormente, pasó a concentrarse en la prevención, lo cual resultó en la integración de requisitos ambientales en la planificación y ejecución de acciones en numerosos sectores económicos y sociales. El cuarto programa de acción (1987-1992) estuvo basado en el reconocimiento de que la protección ambiental podía contribuir a un mayor crecimiento económico y a la creación de puestos de trabajo y de que debía convertirse en un componente fundamental de toda política económica, industrial, agrícola y social que se pusieran en marcha tanto a nivel comunitario como nacional.

El quinto programa de acción (1993-2000), que se adoptó el 1 de febrero de 1993 (Diario Oficial No C 138 del 17.5.1993), tiene como base los principios de desarrollo sostenible, de acción preventiva y precautoria y de responsabilidad compartida, tal como se establece en la Declaración de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad del 26 de junio de 1990, y en el nuevo Tratado de la Unión Europea, que tiene como objetivo fundamental la promoción del crecimiento sostenible respetando el medio ambiente (artículo 2) y en el que se especifica que la política ambiental debe proponerse un alto nivel de protección y estar integrada en la definición e implementación de otras políticas comunitarias. La política debe contribuir al fomento de medidas a nivel internacional que aborden problemas ambientales regionales o mundiales.

El nuevo Tratado de la Unión Europea concede valor especial al principio de subsidiariedad, que va a desempeñar una función importante al garantizar la plena efectividad de los fines, objetivos y acciones del programa mediante los esfuerzos e iniciativas nacionales, regionales y locales que correspondan. De acuerdo con este principio, la Comunidad solo emprende una acción si los objetivos de esa acción no pueden conseguirse debidamente por los Estados miembros y, por consiguiente, por razones de escala o por los efectos de la acción propuesta, los objetivos se conseguirían mejor con la actuación de la Comunidad.

Tal como se utiliza en el programa, con el término "sostenible" se pretende reflejar una política y una estrategia para el continuo desarrollo social y económico, que no perjudique el medio ambiente o los recursos naturales de cuya calidad dependen la continuidad de las actividades humanas y el progreso futuro.

El quinto programa de acción se diferencia de los anteriores en varios aspectos: se concentra en los agentes y actividades que agotan los recursos naturales o que de otro modo dañan el medio ambiente, en vez de esperar a que se planteen los problemas; trata de iniciar cambios en las tendencias y prácticas actuales que son perjudiciales para el medio ambiente, a fin de proporcionar condiciones óptimas para el bienestar socioeconómico y el crecimiento para las generaciones actuales y futuras; se propone conseguir esos cambios en las pautas de comportamiento de la sociedad a través de la participación máxima de todos los sectores de la sociedad en un espíritu de responsabilidad compartida, a través de una significativa ampliación de la gama de instrumentos que se van a aplicar al mismo tiempo a la solución de cuestiones y problemas particulares. La combinación de instrumentos que propone se pueden agrupar en instrumentos jurídicos, instrumentos basados en el mercado, instrumentos horizontales de apoyo y mecanismos financieros de apoyo, mientras que en programas de acción anteriores se había dependido casi exclusivamente de medidas jurídicas. La legislación y los controles de los programas de acción anteriores han implicado la participación de los gobiernos y de la industria fabril, pero el concepto de responsabilidad compartida exige una participación mucho más amplia y mucho más activa de todos los actores económicos, entre ellos las autoridades públicas, las empresas públicas y privadas en todas sus formas y el público general, tanto en carácter de consumidores como de ciudadanos.

Se han seleccionado cinco sectores a los que se les dará consideración especial dentro de este programa: industria, energía, transporte, agricultura y turismo. Estos son sectores en los que la Comunidad como tal tiene una función singular que desempeñar y en los que la adopción de un enfoque comunitario es la manera más eficaz de abordar los problemas que ellos causen o que tengan que enfrentar. También han sido elegidos a causa de los impactos particularmente significativos que tienen o que pueden llegar a tener en el medio ambiente en su conjunto y porque, por su propia naturaleza, tienen funciones fundamentales que desempeñar en la tentativa de lograr un desarrollo sostenible.

Para cada una de las cuestiones principales, se dan objetivos a largo plazo a modo de indicación de la dirección que debe seguirse o del empuje que debe aplicarse en la consecución del desarrollo sostenible; se indican ciertas metas de rendimiento para el periodo que se extiende hasta el año 2000 y se prescribe una selección representativa de acciones con vistas a conseguir esas metas.

La puesta en práctica de una estrategia para el desarrollo sostenible va a exigir cambios considerables en prácticamente todos los principales aspectos de política en los que participa la Comunidad. Requiere que las exigencias de la protección ambiental se integren en la definición y aplicación de otras políticas comunitarias, no solo en interés del medio ambiente, sino también en el de la continua eficacia de esas otras políticas. El principio rector de las decisiones políticas en virtud de este programa abarca la efectiva aplicación del de que "el que contamina, paga".

El programa puede dividirse en acciones internas y externas: en las primeras se refleja lo que, desde el punto de vista político y jurídico, es factible emprender dentro de la Comunidad misma, de acuerdo con las facultades y procedimientos incorporados en los tratados; en las últimas se refleja lo que la Comunidad y los Estados miembros que la constituyen pueden conseguir o contribuir a conseguir en asociación con otros países, industrializados o en desarrollo, en relación con cuestiones y problemas mundiales o regionales.

A fin de cambiar las pautas de consumo y de comportamiento de la sociedad, es necesario encontrar un punto medio entre las ventajas a corto plazo que perciben los particulares o las organizaciones y los beneficios a largo plazo para la sociedad como un todo. Para ese fin, se concede prioridad a las siguientes acciones horizontales, que complementan el enfoque normativo: mejora de los datos; la correcta fijación de precios; información, educación y formación de todos los actores económicos; integración total de la política ambiental y las de otros sectores e implementación y ejecución estrictas. Se concede prioridad a los siguientes campos de acción: gestión sostenible de los recursos naturales, control integrado de la contaminación, prevención y gestión de desechos, reducción del consumo de energía no renovable, gestión más eficaz de la movilidad, mejora del entorno urbano y mejora de la salud y la seguridad.

La función de la Agencia Europea de Medio Ambiente se considera como fundamental en cuanto a la evaluación y difusión de la información, la distinción entre riesgos reales y percibidos y el suministro de una base científica y racional para la adopción de decisiones y acciones que afecten el medio ambiente y los recursos naturales.

Se requiere un esfuerzo de investigación y desarrollo substancialmente mayor y más coherente, a fin de abordar la estrategia mucho más previsora, cohesiva y eficaz que contiene el programa. Las relaciones y vínculos entre la política ambiental y la investigación y el desarrollo que la sustentan, deben reforzarse significativamente mediante un mejor flujo de información en ambos sentidos y una mayor adaptabilidad, para permitir una respuesta directa y flexible a requisitos políticos cambiantes. La investigación y el desarrollo deben proporcionar apoyo directo a los siguientes objetivos:
. suministro de una base científica para evaluar el estado del medio ambiente y dar un aviso anticipado de los problemas ambientales;
. mejor comprensión de los procesos básicos ambientales y de los impactos de las actividades humanas;
. elaboración y aplicación de técnicas para la prevención, reducción y mitigación del impacto ambiental.

Subdivisión

TEMAS Y OBJETIVOS:

- Cambio climático

- Acidificación

- Calidad del aire

- Protección de la naturaleza y la biodiversidad

- Cantidad de agua (agua potable subterránea y de superficie)

- Calidad del agua (agua subterránea y de superficie)

Ruido

- Litorales

- Desechos municipales

GESTION DE RIESGOS Y ACCIDENTES:

- Riesgos relacionados con la industria

- Controles químicos

Protección de animales utilizados con fines experimentales:
. Directiva 86/609/CEE (en curso);

- Seguridad nuclear y protección contra las irradiaciones

- Protección civil y emergencias ambientales:
. mejora y perfeccionamiento de procedimientos y acuerdos de asistencia recíproca con respecto a catástrofes tanto naturales como tecnológicas, incluida la contaminación accidental;
. mejora en la coordinación de los esfuerzos de los Estados miembros dentro de la Comunidad y aumento de la cooperación con las organizaciones internacionales pertinentes para la optimización de intervenciones en caso de emergencias o catástrofes en terceros países;
. formación y mejora de redes de información y procedimientos operacionales;
. sensibilización pública y educación;

AMPLIACION DE LA GAMA DE INSTRUMENTOS:

-Mejora de los datos ambientales

- Investigación científica y desarrollo tecnológico

- El enfoque económico: fijación correcta de precios:
. Directrices preliminares vinculadas con la "mejora de datos" (1993, 1995);
. tablas "paralelas" de PIB en las que se muestre el valor de los recursos naturales (1995-);
. tablas formales de PIB (1999-);
. elaboración y puesta en práctica de un programa coherente internalizando costos externos (1992-);
. consultas con organizaciones profesionales (1992);
. directrices comunitarias (1993);
. cuentas paralelas en compañías (2000-);
. consultas con Estados miembros, organizaciones profesionales e industriales (1992/1993);
. Directiva CE (1994);
. fomento de incentivos fiscales en pro del medio ambiente (1993);
. examen de gravámenes y derechos nacionales y locales, cotejo de datos (1993);
. revisión exhaustiva de la ayuda estatal en el ámbito del medio ambiente (1992/1993);
. Directiva sobre ecoauditorías (1992);
.ecoauditorías (1994);
. consultas con los Estados miembros, la industria y las instituciones aseguradoras (1992/1993);
. iniciativa sobre planes de fianzas de cumplimiento con respecto a convenios y condiciones de licencia (1995);
. Directiva sobre responsabilidad civil por daños causados por desechos (1993-);
. documento de debate sobre sistemas de responsabilidad civil y responsabilidad solidaria (1992);
. adopción del reglamento CE (1995);
. implementación progresiva de sistemas de depósito y reembolso (en curso);
. informes sobre los progresos y la efectividad de los sistemas de depósito y reembolso (1995/1998);

- información y educación públicas:
. acceso público a la información sobre el medio ambiente (1993);
. informes periódicos sobre el estado del medio ambiente (1995-);
. campañas de información específicas sobre desechos, consumo de energía, transporte, etc. (1992-);
. etiquetado ecológico (1993-);
. etiquetado integrado ecológico/seguridad del consumidor (1998);
. informe sobre la situación actual de la integración del tema del medio ambiente en todos los programas de enseñanza primaria y secundaria y propuesta sobre su evolución (1992);
. programa de investigación pedagógica (1992/1993);
. adopción de directrices generales (1993);
. preparación de libros y ayudas didácticas (en curso);
. formación de maestros (1993-);
. integración en el programa de estudios (2000);
. programas de seminarios, escuelas de verano, coloquios (1993-);
. actualizaciones anuales de los progresos (1993-);

- educación y formación profesionales:
. informe sobre la situación actual en todos los sectores (1992);
. incorporación de los estudios sobre medio ambiente (1993-);
. incorporación de facultades de medio ambiente (1993-);
. investigación pedagógica, preparación de libros y ayudas didácticas (1992-);
. coordinación entre institutos profesionales, elaboración de directrices y procedimientos sobre cursos de formación profesional, seminarios y talleres para planificadores, contables, auditores (1992-);
. coordinación entre institutos profesionales, elaboración de directrices y procedimientos sobre programas en marcha de cursos y seminarios para planificadores de la política, directivos del sector del transporte, asesores agrícolas, operadores de turismo (1992-);

- mecanismos de apoyo financiero:
. consideración del impacto ambiental en el desembolso de fondos estructurales (1993-);
. reorientación progresiva de ayudas de precios a ingresos (1992-);
. contratos de gestión de tierras (1992-);
. programa de desarrollo rural (progresivo);
. programa de desarrollo forestal (progresivo);
. iniciación de LIFE (1992);
. revisión exhaustiva de LIFE y prolongación, según proceda (1995);
. estímulo especial en el nuevo Fondo de Cohesión para la atmósfera, el tratamiento de aguas residuales y el de desechos, etc. (1993-1998);
. estudio global sobre las dificultades y necesidades de las PYME (1992/1993);
. estudio global sobre la ayuda estatal en el ámbito del medio ambiente (1993);
%AMENAZAS Y PROBLEMAS AMBIENTALES:

-Problemas mundiales:
. cambio climático;
. agotamiento de la capa de ozono;
. pérdida de la biodiversidad;
. desforestación;

- Problemas de alcance regional o local:
. países de la OECD;
. Europa Central y Oriental;
. países en desarrollo;

- cooperación internacional;

- cooperación bilateral.

Implementación

La Comisión está a cargo de la ejecución del programa. La Comisión va a convocar tres grupos de diálogo ad hoc: un foro general consultivo, una red de implementación y un grupo para el examen de la política ambiental. Estos grupos contribuirán a promover un mayor sentido de responsabilidad entre los protagonistas de la asociación y a asegurar una aplicación transparente y efectiva de las medidas. El foro consultivo dispondrá la consulta y el intercambio de información entre los sectores industriales y de producción, el mundo comercial, las administraciones regionales y locales, las asociaciones profesionales, los sindicatos, las organizaciones ambientales y de consumidores y las Direcciones Generales pertinentes de la Comisión. El foro va a actuar como una organización coordinadora, y establecerá, en los casos necesarios, subgrupos especializados para tratar cuestiones y temas específicos. La red de implementación estará compuesta por representantes de las autoridades nacionales pertinentes y de la Comisión en el campo de la implementación práctica de medidas comunitarias. Su objetivo principal será el intercambio de información y de experiencias y la adopción de enfoques comunes a nivel práctico, bajo la supervisión de la Comisión. La red contribuirá a promover la coherencia en la aplicación práctica de la política y las normas comunitarias entre los Estados miembros, lo cual va a implicar, entre otras cosas, intercambios de información sobre desarrollos técnicos, iniciativas de cumplimiento y acciones precautorias. El grupo de examen de la política ambiental estará integrado por representantes de la Comisión y de los Estados miembros a nivel de Dirección General y tendrá por objeto cimentar la comprensión mutua e intercambiar ideas sobre políticas y medidas ambientales. Uno de sus propósitos fundamentales consiste en llenar las lagunas resultantes del hecho de que las comunicaciones entre la Comisión y los Estados miembros en cuestiones ambientales se han limitado en gran parte a la deliberación de propuestas específicas dentro del Consejo y a intercambios en relación con procedimientos por infracciones.

De acuerdo con las obligaciones contraídas en virtud del Tratado, en su forma modificada por el Acta Unica Europea, y de conformidad con el nuevo Tratado de la Unión Europea, la participación comunitaria en la acción internacional en la esfera del medio ambiente debe incrementarse durante el periodo cubierto por el programa. Esa participación abarca cuestiones fundamentales tales como el cambio climático, la capa de ozono, la conservación de la diversidad biológica, los desechos peligrosos y la protección de los mares y cursos de agua. Las preocupaciones ambientales se reflejan ahora en los vínculos de cooperación bilateral que se han establecido entre la Comunidad y sus socios en todas partes del mundo. Se debe reforzar y ampliar la cooperación ambiental con los países industrializados, dando prioridad a los países en desarrollo de Europa Central y Oriental, en vista de la situación sumamente grave en que se encuentran.

La Comisión va a seguir presentando informes al Consejo, al Parlamento Europeo y al público en general sobre el alcance y la calidad de la aplicación y del cumplimiento en toda la Comunidad. A medida que se mejore la cantidad y la calidad de la información, esos informes van a servir no solo como indicadores de rendimiento sino también como mecanismos de incentivo para la mejora general de la aplicación y del cumplimiento.

No es posible determinar los costes potenciales del conjunto del programa para los Estados miembros, las administraciones regionales y locales y los actores económicos. El nuevo Tratado exige que se tomen en cuenta los costes reales de la falta de acción, ya que si se trata de la no adopción de decisiones se tenderá a perjudicar una respuesta política óptimamente sostenible. Debe, asimismo, existir el claro entendimiento de que ciertos aspectos del medio ambiente son o pueden llegar a ser "de valor incalculable" y, por lo tanto, no susceptibles a los mecanismos económicos corrientes de fijación de precios. De acuerdo con el Tratado, se llevará a cabo un análisis de los costes y beneficios potenciales de la acción y la falta de acción en la elaboración de propuestas formales específicas dentro de la Comisión. En la elaboración de esas propuestas se pondrá, en la medida de lo posible, el mayor cuidado para evitar la imposición de costos desproporcionados y para asegurarse de que, con el tiempo, los beneficios van a superar a los costes.

El programa será revisado y renovado a fines de 1995, cuando se llevará a cabo una revaluación exhaustiva de la situación. Antes de finales de 1995 se publicará un informe actualizado sobre el estado del medio ambiente y un examen de la política/estrategia establecida en este programa.
Número de registro: 323 / Última actualización el: 2001-07-23