Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Desde 2007-01-01 hasta 2013-12-31
| See all projects funded under this programme / topic

Financiación del programa

EUR 2 367,1 million

Referencia legislativa

COM(2006) 604 final/2 de 2006-11-13
El objetivo del Instituto Europeo de Tecnología (IET) será contribuir a la competitividad industrial reforzando la capacidad de innovación de los Estados miembros y de la Comunidad. Perseguirá este objetivo incluyendo simultáneamente e integrando la innovación, la investigación y la educación al más alto nivel.

Resumen

Una parte integral de la estrategia de Lisboa renovada que presentó la Comisión en su «Informe de primavera» de 2005 fue la propuesta de establecer un Instituto Europeo de Tecnología (IET). Como respuesta, la Comisión presentó el 18 de octubre de 2006 una propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se crea el IET.

Para salvar la distancia que separa a la UE de sus principales competidores en materia de innovación, el IET se centrará en la integración de los tres lados del triángulo del conocimiento, que son la educación, la investigación y la innovación, a fin de formar, a nivel de la UE, una masa crítica de categoría mundial. La mejora de las relaciones y las sinergias entre la educación, la investigación y la innovación, específicamente por lo que respecta a su contribución al crecimiento económico, el empleo y la cohesión social, resulta fundamental para impulsar la competitividad de la UE.

Para abordar estos retos, el IET:
- reunirá los recursos humanos y materiales existentes para generar la masa crítica necesaria y crear asociaciones de excelencia de categoría mundial;
- trabajará en nuevos campos transdisciplinarios e interdisciplinarios de interés potencial desde el punto de vista económico y social mediante una virtuosa integración de actividades de innovación, investigación y educación al mayor nivel internacional;
- promoverá un nuevo modelo de gobernanza: con su innovadora estructura organizativa, el IET debería convertirse en un modelo de referencia para otras organizaciones que operen en el triángulo del conocimiento.

La implicación del sector empresarial en el IET será crucial para su éxito y credibilidad.

La perspectiva empresarial gozará de plena representación en la Junta de Gobierno: las decisiones estratégicas relativas a los campos en los que invertir deberán tener en cuenta su potencial comercial.

En segundo lugar, la empresa será un socio integral en las «comunidades de conocimiento e innovación» (CCI) a fin de garantizar resultados útiles, un desarrollo eficiente y el aprovechamiento comercial de los conocimientos resultantes. De esta manera, el sector privado también será un importante contribuyente por lo que a recursos financieros, humanos y materiales se refiere. Asimismo, la empresa contribuirá a definir el elemento de la educación: los títulos del IET deberán incorporar, como características integrales, la gestión de la innovación y contenidos empresariales.

El IET tiene la ambición de atraer un volumen considerable de recursos y fondos de fuentes privadas. Se prevé que esta contribución irá aumentando a medida que el IET se forje un prestigio mundial y desarrolle relaciones con instituciones privadas.

Como es natural, también se invitará a las pequeñas y medianas empresas (PYME) a convertirse en organizaciones socias de las CCI, como cualquier otra empresa privada. Cada CCI definirá, con total independencia, la naturaleza de su asociación y el papel respectivo de cada miembro.

Dicho esto, es cierto que las PYME con frecuencia carecen de la masa crítica necesaria para participar en iniciativas de primera categoría impulsadas por la excelencia. Por esta razón, el IET se propone difundir las mejores prácticas de la labor realizada en el seno de las CCI entre organizaciones ajenas a éstas, sobre todo PYME.



Propuesta de «Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se crea el Instituto Europeo de Tecnología» 2006/0197 (COD).

Subdivisión

El IET se basará en un modelo innovador e integral que combinará un planteamiento a la vez ascendente y descendente:

- El propio IET: la persona jurídica que será el IET será en realidad una organización muy pequeña. Consistirá de una Junta de Gobierno (JG) y un número muy limitado de unos sesenta científicos y de personal de apoyo. Será responsable de establecer las prioridades estratégicas globales del IET y de seleccionar las CCI para dirigirlas. Además, evaluará su progresión hacia los objetivos acordados y coordinará su trabajo en las respectivas áreas estratégicas. La JG estará compuesta por un grupo equilibrado y representativo de quince personas de alto nivel del mundo empresarial y de la comunidad científica, más cuatro miembros que representarán al personal y los estudiantes del IET y sus CCI.

- Las CCI constituyen la característica que define el IET. Basadas en un planteamiento de red, pero superándolo, son sociedades mixtas de organizaciones asociadas que representan a universidades, órganos de investigación y empresas. Las CCI formarán en respuesta a las convocatorias de propuestas del IET. Sus objetivos se establecerán de forma contractual con el IET, pero tendrán un alto nivel de autonomía en términos de organización, de cómo gestionar la propiedad intelectual generada y de cómo lograr los objetivos acordados. Integrarán completamente las dimensiones de innovación, investigación y educación.

Implementación

Las fuentes de financiación para las actividades del IET y las comunidades de conocimiento e innovación (CCI) serán diversas:
a) externas, entre ellas: - autoridades de ámbito nacional, regional y local;
- fuentes privadas (empresas, capital riesgo, bancos, incluido el Banco Europeo de Inversiones o BEI);
- recursos derivados de sus propias actividades (por ejemplo, derechos de propiedad intelectual);
- recursos resultantes de las dotaciones que el IET pueda acumular.

b) fuentes comunitarias: a través del presupuesto asignado directamente al IET y las CCI; de márgenes no asignados; de los Fondos Estructurales; y de la participación, conforme a los procedimientos normales, en el Séptimo Programa Marco, el programa de aprendizaje permanente y el «Programa marco para la innovación y la competitividad».

Los recursos que vayan a parar directamente al IET se emplearán:
- para financiar las CCI mediante un proceso competitivo basado en la excelencia y desarrollado de acuerdo con los criterios fijados por la Junta de Gobierno del IET;
- para financiar los costes de funcionamiento del IET;
- para contribuir a la dotación del IET.

Los recursos que vayan directamente a las CCI han de ser atraídos por éstas o por sus organizaciones socias, incluso siguiendo los procedimientos normales aplicables a los programas comunitarios y los Fondos Estructurales. Tales recursos serían un elemento más de la oferta de las CCI en el proceso competitivo para obtener recursos del IET, o podrían ser atraídos una vez que el IET hubiera concedido sus recursos a una CCI.

Sin embargo, es obvio que la forma precisa en que se organizará la financiación del IET y las CCI irá evolucionando con el tiempo. La Comisión estima que el IET requerirá una inversión inicial con cargo al presupuesto comunitario en su fase de despegue, siempre con el objetivo de maximizar, a medio plazo, las aportaciones de fuentes externas. Existe también un equilibrio entre los recursos que llegan directamente a las CCI, incluidos los procedentes de los programas comunitarios, y la aportación directa del presupuesto comunitario al IET.

La Comisión ha mantenido contactos periódicos con el sector privado y cree que existe un interés por el IET que puede aprovecharse, incluidas subvenciones en bloque para su dotación. En la práctica, la capacidad del IET y de las CCI para atraer financiación externa (principalmente de empresas) dependerá de un plan empresarial creíble. Hay dos factores cruciales:
- la capacidad para atraer a las CCI a las empresas más avanzadas, las mejores universidades y los mejores equipos de investigación;
- la medida en que la propia Comunidad declare públicamente su confianza comprometiéndose a hacer una aportación financiera sustancial para poner en marcha el proceso y mostrándose abierta a plantearse más adelante otras formas de financiar el IET directamente o las CCI. De este modo puede generarse un círculo virtuoso.

Las CCI o sus organizaciones socias podrán recibir aportaciones directamente del Séptimo Programa Marco, el programa de aprendizaje permanente y el Programa marco para la innovación y la competitividad, así como de los Fondos Estructurales, siguiendo sus respectivos procedimientos, y, de hecho, se espera que estas aportaciones constituyan una parte importante de su financiación. Sobre la base de la experiencia inicial, y en la medida en que estas aportaciones se consideren necesarias y no puedan obtenerse en el marco de las bases jurídicas vigentes, a su debido tiempo se estudiará la posibilidad de presentar una propuesta para efectuar el ajuste necesario.

Los Fondos Estructurales pueden desempeñar un papel importante para las organizaciones socias en las que participen Estados miembros, regiones, ciudades u otros beneficiarios que puedan optar a dichos fondos, ya que muchos tipos de gasto o inversión son subvencionables conforme a las normas de los Fondos Estructurales y entrarían en la afectación de recursos para las prioridades de Lisboa.

Por lo que respecta a los recursos externos , se espera que los socios de las CCI las cofinancien o atraigan la cofinanciación. Además, una parte sustancial de la inversión en la mejora de las instalaciones utilizadas por las CCI podría provenir de aportaciones directas de los Estados miembros o de las autoridades regionales o locales, o de préstamos, incluidos los del BEI.

Observaciones

La creación del IET exige la adopción de un instrumento legislativo, que la Comisión espera proponer en 2006, junto con una evaluación de impacto.
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba