Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Referencia legislativa

COM(2007)261 de 2007-05-16

Galileo es una iniciativa conjunta de la Comisión Europea y la Agencia Espacial Europea (ESA) que pretende proporcionar el primer sistema de localización y navegación por satélite diseñado específicamente para uso civil y ofrecer los servicios más avanzados con un rendimiento excelente por lo que respecta a precisión, continuidad y disponibilidad.

Resumen


La navegación por satélite es una tecnología que permite a los usuarios determinar su posición en cualquier momento y cualquier lugar del mundo. La gama de aplicaciones que hace posible esta tecnología es muy amplia y afecta a un gran número de sectores, desde el transporte tradicional a las comunicaciones, la topografía, la agricultura, la pesca, la protección del medio ambiente, la investigación científica, el turismo y otros. Además, puede facilitar las actividades de protección civil en entornos difíciles, acelerar las operaciones de rescate de personas en el mar y aportar instrumentos de utilidad para los controles en las fronteras terrestres y marítimas.

Tras el Consejo Europeo de Niza celebrado en diciembre de 2000, la resolución del Consejo de 5 de abril de 2001 aprobó la puesta en marcha del programa europeo de navegación por satélite Galileo. La Empresa Común Galileo (GJU) se constituyó en 2002 a fin de completar el desarrollo y preparar las fases siguientes del programa Galileo. El 4 de julio de 2005, la GJU aprobó la creación del consorcio fusionado, el GNSS (Sistemas Mundiales de Navegación por Satélite de Europa). Este consorcio, con sede en Tolosa (Francia) e integrado por ocho socios (AENA, Alcatel, EADS, Finmeccanica, Hispasat, Inmarsat, Thales y TeleOp), actúa en calidad de autoridad supervisora del GNSS durante el despliegue y las fases operativas del programa Galileo.

Galileo se basa en una constelación de treinta satélites, situados en órbita terrestre media (a una altitud aproximada de 24.000 km), que cubren continuamente la totalidad de la superficie del planeta. La configuración seleccionada es óptima, en el sentido de que garantiza la presencia de un mínimo de cuatro satélites por encima de cualquier punto de la superficie terrestre y en cualquier momento. Los receptores de navegación solamente pueden calcular su posición si reciben simultáneamente las señales de cuatro satélites por lo menos.

Las características del sistema adoptadas para Galileo son resultado de alrededor de diez años de diseño y cualificación técnica. Se evaluaron numerosas configuraciones posibles en un proceso abierto que permitió a los expertos y a los usuarios potenciales de los sistemas de navegación expresar su opinión con vistas a determinar y concertar en última instancia los requisitos de la misión Galileo. Equipos de diseño de la ESA y de la industria definieron el sistema en un proceso interactivo y ajustaron el programa a estos requisitos relacionados con la misión y el rendimiento.

El primer satélite de Galileo fue lanzado en diciembre de 2005. Desde entonces se ha establecido una cooperación estrecha y fructífera con Estados Unidos. Fruto de ella han sido el Acuerdo entre la Unión Europea y Estados Unidos sobre la plena interoperabilidad de las señales abiertas de GPS (Sistema de Posicionamiento Global) y de Galileo y la reciente decisión conjunta encaminada a mejorar las características de estas señales, estableciendo así en la práctica la norma mundial para la navegación por satélite.

Los sistemas mundiales de navegación por satélite (GNSS) están convirtiéndose rápidamente en infraestructuras críticas para la sociedad moderna y Galileo se ha convertido en un proyecto emblemático tanto por su valor estratégico como por su aportación a políticas comunitarias. Además, Galileo constituye un pilar de la naciente política espacial europea y representa las ambiciones de Europa en materia de espacio, tecnología e innovación.

El Parlamento Europeo reiteró su apoyo al programa Galileo, expresó su preocupación por la lentitud con que avanzaba y solicitó a la Comisión que presentara las propuestas adecuadas para garantizar la responsabilidad y el liderazgo políticos de la Comisión.


Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y el Consejo GALILEO en la encrucijada: ejecución de los programas europeos de GNSS

Reglamento (CE) n° 876/2002 del Consejo, de 21 de mayo de 2002, por el que se crea la Empresa Común Galileo.

Resolución del Consejo, de 5 de abril de 2001, sobre Galileo

Implementación


La Comisión ha mantenido el enfoque de la asociación público-privada (APP) para la implementación de Galileo, pero remodelándolo mediante dos hipótesis sobre el momento más adecuado en que un socio privado puede asumir la responsabilidad del programa:

- Adquisición de la "capacidad operativa inicial", seguida de una asociación público-privada

El sector público financia y adquiere un sistema ya operativo, pero de rendimiento limitado. Esta infraestructura básica consta de dieciocho satélites y del segmento terreno asociado. La adquisición de la "capacidad operativa inicial" (IOC) permite la prestación de los primeros servicios de Galileo a una amplia gama de usuarios y aporta al futuro concesionario confianza en la solidez del diseño. Los doce satélites restantes los compra el sector privado al amparo del régimen de concesión de la asociación público-privada (APP), que incluye también las actividades de funcionamiento y explotación.

La IOC estará lista para finales de 2011, momento en que los usuarios tendrán acceso solamente a los primeros servicios. El pleno despliegue y disponibilidad del servicio podría conseguirse a finales de 2013. Siempre que el contrato de la APP se firmara a tiempo, cubriría el periodo 2010-2030.

- Adquisición de la "capacidad operativa plena", seguida de una asociación público-privada

Con esta opción, el sector público financia y adquiere el sistema operativo completo con todas sus prestaciones. Esta infraestructura está compuesta por treinta satélites con el segmento terreno asociado. En una fase intermedia, la infraestructura alcanza una constelación de capacidad operativa inicial para finales del 2011, consiguiéndose el despliegue completo antes de 2013. Esto permite prestar todos los servicios de Galileo a todos los usuarios a que van destinados y aporta al titular de la concesión una confianza plena en la solidez del diseño.
Número de registro: 871 / Última actualización el: 2007-10-24
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba