Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

ICE — Resultado resumido

Project ID: 265434
Financiado con arreglo a: FP7-TRANSPORT
País: Italia

La refrigeración magnética se monta en los vehículos eléctricos

La refrigeración magnética es una tecnología novedosa e ilusionante por el hecho de consumir menos energía y no emitir líquidos dañinos. Gracias a fondos europeos, un equipo de científicos trabajó para integrar esta opción de refrigeración en vehículos enteramente eléctricos.
La refrigeración magnética se monta en los vehículos eléctricos
En un vehículo convencional, el calor residual del motor se aprovecha para la calefacción del habitáculo, mientras que la refrigeración y la deshumidificación corren a cargo de un ciclo de compresión de gas. En cambio, en un vehículo eléctrico no hay calor residual, y el sistema de climatización afecta notablemente al consumo eléctrico y a la autonomía.

Con vistas a mejorar ese consumo energético, una opción prometedora es usar bombas de calor que se ocupen de las funciones de refrigeración y calefacción. Dentro de ICE (Magnetocaloric refrigeration for efficient electric air conditioning), los investigadores construyeron un eficaz sistema de calefacción y refrigeración que se fundamenta en una bomba de calor magnética.

Esta innovadora bomba de calor para automoción, que aprovecha el efecto magnetocalórico, supone una opción mucho más respetuosa con el medio ambiente que las alternativas convencionales de refrigeración con compresión de gas. Su rendimiento también es superior al de los enfriadores comunes (de hecho, tiene el doble de eficiencia). Los investigadores aspiraron a alcanzar niveles de gran eficiencia empleando materiales magnéticos adecuados, aplicando un diseño racionalizado e integrando intercambiadores de calor con microcanales.

Una tarea clave fue la de diseñar un sistema de distribución de la energía térmica que brinda una temperatura confortable y, a la vez, reduce al mínimo la demanda energética. Un sistema térmico integrado permite regular la temperatura en todos los sistemas instalados en el vehículo. El sistema aprovecha el calor residual como fuente térmica para la bomba de calor magnetocalórica y también la potencia de refrigeración excedente; de ese modo, mantiene la temperatura de la batería por debajo del nivel crítico.

El prototipo del sistema se instaló satisfactoriamente en un minibús eléctrico para probar su fiabilidad. Una vez se implanten algunas mejoras tecnológicas, los climatizadores magnéticos podrían suponer un cambio radical no solo en la automoción sino también en otros sectores.

Información relacionada

Temas

Transport

Palabras clave

Refrigeración magnética, vehículos eléctricos, enfriamiento, bomba de calor, magnetocalórico, aire acondicionado
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba