Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

ExtraTF Resultado resumido

Referencia del proyecto: 329322
Financiado con arreglo a: FP7-PEOPLE
País: Alemania

La importancia de la regulación de la concentración de proteínas

Cuando se sintetiza una determinada proteína en una célula, es necesario que se transcriba la concentración adecuada, ya que de lo contrario esto podría conducir a la aparición de enfermedades como el cáncer. Unos investigadores europeos han estudiado el complejo mecanismo que hace posible este control.
La importancia de la regulación de la concentración de proteínas
Las proteínas se sintetizan a partir de moléculas de ARN de transferencia (tARN). El mecanismo básico consiste en que el factor de transcripción (TF) IIIC (TFIIIC), también conocido como tau, se une a una región de control especial presente en los genes que codifican para el tARN. De esta manera, otro factor de transcripción, el TFIIIB, junto con la Pol III pueden iniciar la transcripción.

Teniendo todo esto en cuenta, los investigadores del proyecto EXTRATF (Global positioning of TFIIIC and its involvement in extra-transcriptional processes (ExtraTF)) han estudiado las propiedades moleculares del TFIIIC. Estos han examinado cómo regula el TFIIIC los diferentes tARN empleando la espectroscopía de correlación cruzada de fluorescencia y proteínas marcadas con sondas fluorescentes in vivo.

El TFIIIC tiene muchas subunidades y, por tanto, es multifuncional. Estas subunidades se encuentran en el núcleo y en el citoplasma en cantidades parecidas. Sin embargo, estas presentan afinidad entre sí y aparecen principalmente como complejos activos en el núcleo.

Los investigadores descubrieron que existe una relación especial entre dos de las subunidades del TFIIIC, la tau55 y la tau138, donde la primera requiere la presencia de la segunda. La ausencia de tau138 implica que la tau55 se relocaliza en el citoplasma.

Los investigadores de EXTRATF examinaron la función del TFIIIC empleando seis secuencias de degrones diseñadas específicamente que determinan el punto de inicio de la degradación en una secuencia de aminoácidos. A su vez, mediante la degradación de cada subunidad del complejo TFIIIC, estos descubrieron que esta molécula aumentaba la transcripción de tARN. Sin embargo, la síntesis de otros ARN mediada por la Pol III no se vio alterada. Curiosamente, esto apunta a que existe otro tipo de regulación de la transcripción que requiere TFIIIC además de Pol III.

Los últimos experimentos para confirmar este descubrimiento fascinante todavía están en marcha en colaboración con la empresa asociada EMBL, con sede en Heidelberg. La relevancia de este trabajo es muy importante para enfermedades que implican errores en los niveles de transcripción como el cáncer y la neurodegeneración, ya que los diferentes niveles de expresión de tARN pueden ser empleados como biomarcadores para la diagnosis.

Información relacionada

Palabras clave

Proteína, cáncer, tARN, TFIIIC, tau
Número de registro: 180944 / Última actualización el: 2016-04-05
Dominio: Biología, Medicina