Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La regeneración cardiaca en el pez cebra

El daño que sufre el corazón humano tras un infarto de miocardio produce la aparición irreversible de tejido cicatricial. Se está estudiando el corazón del pez cebra, por su capacidad de regenerarse completamente después de sufrir una lesión.
La regeneración cardiaca en el pez cebra
En el proyecto financiado con fondos europeos CAREFISH (Cardiac fibrosis versus regeneration: lessons learned from the zebrafish) se expuso el ápice ventricular del pez cebra a temperaturas extremadamente bajas (criolesión). Se espera que el estudio de los mecanismos de regeneración tisular tras sufrir criolesión contribuya al diseño de nuevos tratamientos cardiovasculares.

La criolesión produce muerte celular masiva y la posterior formación de tejido cicatricial o fibrótico. A diferencia de lo que ocurre en humanos, donde este tipo de tejido no se repara, en el pez cebra la cicatriz se reduce y aparecen en la zona dañada cardiomiocitos nuevos.

La investigación de este increíble fenómeno mostró que antes de la regeneración cardiaca se produce una acumulación de colágeno en la zona. El epicardio (membrana externa del corazón) suministra los fibroblastos que sintetizan este colágeno.

A fin de estudiar las diferentes poblaciones celulares que proceden del epicardio, se comparó la regeneración cardiaca en distintas líneas celulares y la expresión génica durante la degradación del tejido cicatricial y la regeneración miocárdica.

En el corazón que ha sufrido criolesión se observó un aumento inmediato de un grupo de genes responsable del entrelazamiento entre colágeno y fibras de elastina, un proceso importante para mantener la estructura de la cicatriz. Se cree que estas fibras reticuladas maduras son las responsables de la formación de las cicatrices crónicas que se observan en los corazones de mamíferos tras un infarto. Este tipo de cicatrices son muy difíciles de degradar y constituyen uno de los motivos por los que tiene lugar una insuficiencia cardiaca tras el infarto de miocardio en humanos. Los siguientes estudios analizarán el papel de estos genes en la regeneración cardiaca. El equipo de CAREFISH analizó también la función de los genes que intervienen en la inducción de la proliferación de cardiomiocitos y elaboró protocolos para el análisis de la recuperación funcional tras una criolesión.

El trabajo realizado en CAREFISH se ha publicado en revistas con comité de revisión como PLOS ONE (revista de biología del desarrollo e informes celulares). El siguiente paso consistirá en determinar la naturaleza del cambio bioquímico entre el estado fibrótico y la regeneración así como trasladar los resultados al plano terapéutico.

Información relacionada

Palabras clave

Pez cebra, infarto de miocardio, tejido cicatricial, colágeno, fibroblasto, elastina
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba