Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Secuenciación de ADN para medir la salud de ecosistemas edáficos

Un equipo de científicos ha avanzado en el conocimiento acerca de la relación del cambio climático con la ecología microbiana de los suelos.
Secuenciación de ADN para medir la salud de ecosistemas edáficos
El cambio climático puede variar la composición de las especies en una comunidad, y ello conduce a una pérdida de biodiversidad. No obstante, estos cambios en las comunidades microbianas apenas se conocen, a pesar de que son fundamentales para la salud del ecosistema.

Dado que los microorganismos se adaptan más rápidamente a las condiciones locales que los vegetales y otros organismos mayores, constituyen indicadores ideales del cambio climático. Es posible trabajar en áreas montañosas escarpadas con temperaturas y suelos variables para simular los posibles efectos del cambio climático sobre la composición de las comunidades microbianas.

El proyecto financiado por la Unión Europea MICROBS (Assessing the effects of climate change on soil ecosystem functioning using an established alpine microbial observatory) utilizó la secuenciación de última generación para analizar los patrones de diversidad de las comunidades microbianas de los suelos a lo largo de un gradiente de altitud en respuesta al cambio climático.

Los científicos recogieron muestras a mil quinientos y dos mil seiscientos metros de altura sobre el nivel del mar durante tres años, utilizando técnicas de secuenciación para obtener los perfiles de las comunidades de procariotas, hongos u otros eurocariotas microbianos de estas comunidades. Los resultados demuestran que las comunidades de procariotas y hongos variaban según la altura, y por lo tanto en función de la temperatura media anual.

MICROBS también encontró un vínculo entre la diversidad y la estructura de la comunidad de especies de procariotas, hongos y eucariotas, lo que demuestra la importancia de las interacciones entre microbios. No obstante, se encontraron otros factores que ejercían un efecto mayor sobre la estructura de la comunidad, por ejemplo, el cociente entre el carbono y el nitrógeno, y las variaciones temporales.

A pesar de que a partir de este estudio no se encontró una forma directa de utilizar las comunidades microbianas como indicadores del cambio climático, los métodos diseñados poseen gran valor. En consecuencia, los resultados de MICROBS podrían ser de gran utilidad para diseñar e interpretar los próximos trabajos sobre la relación entre el cambio climático y la ecología microbiana de los suelos.

Información relacionada

Palabras clave

Suelos, salud del ecosistema, cambio climático, comunidades microbianas, hongos, procariotas
Número de registro: 181137 / Última actualización el: 2016-04-27
Dominio: Medio ambiente
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba