Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Mejorar la percepción del propio cuerpo

Unos científicos han estudiado la relación entre el modo en que las personas perciben su cuerpo y los sentimientos que dicha percepción genera. Los resultados de esta labor podrían ayudar a entender los trastornos alimentarios.
Mejorar la percepción del propio cuerpo
Cuando una persona se observa a sí misma, el cerebro utiliza una vía neuronal diferente a la que emplea cuando esa persona se fija en otros. Dada la presión social propia de la vida moderna, esto puede provocar una percepción corporal negativa, problemas relacionados con la salud mental y trastornos alimentarios.

Los científicos participantes en el proyecto financiado con fondos europeos SIZE MATTERS (Size matters: Investigating the link between affective and perceptual body representations using multisensory illusions and brain imaging) se sirvieron de imágenes por resonancia magnética (RMN) y de la realidad virtual para analizar la conexión neuronal que existe entre dicha percepción y el nivel de satisfacción correspondiente.

SIZE MATTERS utilizó visores de realidad virtual para inducir imágenes ilusorias a los participantes, mostrándoles el cuerpo de un maniquí o de otra persona desde un punto de vista en primera persona. Gracias al contacto físico sincronizado en el cuerpo de los usuarios y los mostrados en el visor se potenciaba en los participantes la sensación de poseer estos cuerpos virtuales. Los cuerpos virtuales podían ser delgados u obesos.

También se emplearon contactos asincrónicos que, además de actuar como elemento de control de estos experimentos, servían para eliminar la sensación de posesión de los cuerpos virtuales. Tras esto, el equipo empleó técnicas de RMN funcionales con el fin de identificar las conexiones neuronales que determinan la percepción y la satisfacción relativas al cuerpo.

En general, los participantes estaban más satisfechos con la sensación de poseer cuerpos delgados que en el caso de sentirse obesos. Asimismo, los investigadores descubrieron que se produce una conexión neuronal directa entre las regiones cerebrales responsables de la percepción del cuerpo y las regiones responsables de la satisfacción con el mismo.

Las mujeres y las personas con rasgos propios de trastornos alimentarios más marcados experimentaron respuestas emocionales distintas y más intensas frente a los cambios en el tamaño corporal. Además, sus respuestas se producían en regiones del cerebro asociadas a la anorexia nerviosa y a vulnerabilidad frente a trastornos alimentarios en personas sanas.

Los resultados de este estudio contribuyen a incrementar el conocimiento relacionado con la percepción de la imagen corporal propia y con los trastornos alimentarios. La información obtenida resultará útil para desarrollar estrategias de prevención y tratamiento de este tipo de trastornos.

Información relacionada

Palabras clave

Trastornos alimentarios, percepción corporal, salud mental, SIZE MATTERS
Número de registro: 181174 / Última actualización el: 2016-05-11
Dominio: Biología, Medicina
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba