Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

EeHPC — Resultado resumido

Project ID: 652200
Financiado con arreglo a: H2020-EU.2.1.1.
H2020-EU.2.3.1.
País: Francia

Una red inteligente para redirigir la potencia de computación y calentar hogares

Investigadores financiados con fondos europeos han generado una grid de computación de alto rendimiento que, además de calcular, ofrece calefacción a viviendas y empresas.
Una red inteligente para redirigir la potencia de computación y calentar hogares
Su proyecto, financiado con fondos de la Unión Europea, ayuda a que hogares, oficinas, centros educativos y edificios sanitarios reduzcan su factura energética y disfruten de capacidades de calefacción inteligente.

«Nuestra propuesta es vender la capacidad de procesamiento generada por computación de alto rendimiento (HPC) en la nube —explicó Paul Benoit, director ejecutivo de Qarnot Computing y coordinador del proyecto EeHPC (Energy efficient High Performance Computing)—. Los cálculos se distribuyen de manera idónea a una grid de computación remota compuesta por unidades de cálculo que en realidad son calentadores eléctricos. Así se produce calor mediante microprocesadores descentralizados que ejecutan las tareas de computación».

La electricidad consumida por estos calentadores, denominados Q.rads, genera un calor que puede ser aprovechado directamente por el usuario final. Benoit explicó que este planteamiento ofreció la posibilidad de construir paulatinamente una grid de computación ampliable y evitar la enorme inversión que supone un centro de procesamiento de datos. Gracias al proyecto EeHPC se ha diseñado una versión nueva y más eficiente del calentador digital y se ha puesto en marcha una revisión de la tarificación necesaria.

En su plan se ha tenido en cuenta la estacionalidad. Las unidades de cálculo inteligente pueden instalarse en, por ejemplo, centros escolares, los cuales suelen cerrarse en verano, y así reducir considerablemente la demanda de calefacción. La grid de computación podrá garantizar una capacidad determinada durante todo el año y ofrecer potencia adicional gratuita a universidades.

La computación en nube permite compartir recursos informáticos, en lugar de contar con servidores locales o dispositivos personales que gestionen cada aplicación por separado. En este sentido, la «nube» es un sinónimo de «Internet», pues consiste en ofrecer servicios —servidores, almacenamiento y aplicaciones—a los ordenadores y dispositivos de determinada organización a través de Internet.

Así, se puede poner al servicio de aplicaciones para los usuarios la capacidad de la computación de alto rendimiento (HPC) para efectuar decenas de billones de cálculos por segundo.

Al ofrecer computación en la nube a través de una infraestructura distribuida en la que la potencia de computación no se concentra en centros de procesamiento de datos, Qarnot confía en que la plataforma de HPC sostenible y eficiente desde el punto de vista energético desarrollada redundará en beneficio de los consumidores de computación en la nube (que tendrán acceso a una infraestructura más rentable y ampliable) y del usuario final.

«La ampliación de centros de procesamiento de datos gigantescos para almacenar datos y realizar cálculos ha permitido a científicos y empresas ir un paso por delante de sus necesidades —admitió Benoit—. No obstante, estos clústeres consumen una enorme cantidad de energía debido a que realizan una enorme cantidad de cálculos y a que precisan de sistemas de refrigeración inmensos. Nuestra propuesta no requiere una infraestructura de refrigeración ya que el calor producido se emplea en labores de calefacción».

El proyecto financiado por la UE EeHPC ofreció a Qarnot, la empresa responsable de Q.rad, la oportunidad de perfeccionar su plan de negocio y aprovechar al máximo el mercado milmillonario de la HPC, el cual podría crecer un 5 % anual desde 2015 hasta 2020. Los datos masivos han impulsado la demanda de sistemas capaces de gestionar tareas dependientes de una gran cantidad de datos.

Qarnot planea para la segunda fase del proyecto una industrialización con la que producir un nuevo calentador digital de gama alta y poner en marcha una plataforma de HPC en la nube de uso corporativo mediante servicios de computación remotos.

Para obtener más información, consulte el sitio web del coordinador del proyecto y su cuenta de Twitter.

Información relacionada

Palabras clave

EeHPC, computación de alto rendimiento, HPC, Qarnot, computación en nube, calefacción, electricidad, datos masivos, big data, grid, infraestructura
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba