Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un bosque de científicos

Gracias a esfuerzos de colaboración internacional se ha desarrollado una red global de sitios de detección remota. Estos sitios se utilizan para estudiar las propiedades bioquímicas de la vegetación y los ecosistemas del bosque, que son indicativos de la salud del bosque.
Un bosque de científicos
El dióxido de carbono (CO2) es el gas de efecto invernadero con mayor impacto sobre el cambio climático. Los bosques son sumideros de CO2 muy importantes y absorben cerca de un tercio de todas las emisiones de CO2 producidas por la actividad humana, lo que demuestra su importancia en la mitigación del cambio climático.

El proyecto financiado por la Unión Europea SENSORVEG (Staff exchanges to estimate vegetation structure and biochemistry from remote sensing in connection to carbon and water fluxes) organizó una red global de sitios de detección remota para estudiar la vegetación. Se puso en marcha un programa de intercambio de personal internacional en el que participaron muchos científicos, con el fin de desarrollar métodos fiables para medir las características bioquímicas de la vegetación.

Es posible utilizar la detección remota para medir los diferentes factores que pueden predecir la salud de los árboles individualmente así como de todo el bosque. Estas estimaciones podrán ser utilizadas por los científicos para comprender el ciclo hídrico y sus interacciones con los equilibrios energéticos y del carbono global.

No obstante, para que los datos de detección remota sean precisos y comparables, deben acopiarse siguiendo algunos procedimientos unificados.

Uno de los objetivos de SESORVEG fue definir los parámetros unificados y los procedimientos para la detección remota. Para alcanzar este objetivo los científicos compararon la información de espectroscopia a nivel de las hojas, el follaje y el ecosistema utilizando los datos acopiados por diferentes métodos en diferentes áreas.

Después, SENSORVEG estudió las especies vegetales mediterráneas adaptadas a las sequías para homogenizar la metodología y estudiar la interacción del agua en las plantas. Con sus métodos unificados, el equipo de trabajo analizó las plantaciones de pistacho y almendros de regadío en el valle de San Joaquín de California.

Gracias al estudio del crecimiento de diferentes follajes del bosque, el equipo de trabajo de SENSORVEG pudo comprender mejor los procesos fisiológicos que ocurren en los follajes.

Lograr colaboraciones internacionales es un paso importante hacia la consolidación de una red de monitoreo ambiental global. Los datos de estos estudios permitieron comprender mejor el ciclo hídrico y serán de utilidad para los productores agrícolas en la regulación del riego de sus cultivos.

Información relacionada

Palabras clave

Bosque, detección remota, bioquímica, vegetación, ecosistemas, ciclo hídrico
Número de registro: 182809 / Última actualización el: 2016-05-26
Dominio: Medio ambiente
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba