Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El impacto del cambio ambiental en la langosta noruega

Los crustáceos son especies clave en los ecosistemas costeros y tienen una gran importancia económica. Investigadores de un proyecto financiado por la Unión Europea estudiaron los efectos del cambio ambiental en la langosta noruega (Nephrops norvegicus), también conocida como gamba o langostino de la bahía de Dublín.
El impacto del cambio ambiental en la langosta noruega
El objetivo del proyecto CRUCSCHANGE (The crustacean chemosensory system: consequences of climate and environmental change) era mejorar la comprensión de los efectos combinados del cambio climático y los contaminantes en organismos marinos. En este contexto, se prestó especial atención al sistema de quimiodetección de especies de crustáceos con gran importancia ecológica y económica.

Los investigadores estudiaron los efectos combinados de la acidificación del océano (OA) y la contaminación por metales. Estos eran de gran interés ya que la disminución del pH afecta a la biodisponibilidad y, por tanto, a la toxicidad de los metales en el agua. Aunque el estudio se centró en el efecto sobre la detección de estímulos olfativos y la capacidad de buscar alimentos, también se estudiaron otros efectos en el comportamiento y la ecofisiología.

Estos efectos incluían la actividad de los organismos a nivel general, el comportamiento de evitación, el rendimiento del metabolismo cardíaco y la absorción de metales, así como efectos en los mecanismos de defensa inmune. Esta combinación de estudios comportamentales y técnicas fisiológicas fue empleada para identificar interferencias con el sistema de quimiodetección de N. norvegicus a todos los niveles de organización del organismo, desde la neurona hasta el comportamiento.

Los investigadores estudiaron los efectos combinados de la exposición a largo plazo a la OA y de factores estresantes adicionales a corto plazo como la hipoxia y el manganeso (Mn) en diferentes estadios del ciclo vital de N. norvegicus. Los resultados mostraron que las langostas expuestas a hipoxia presentaban una menor capacidad para reducir el número de bacterias tras una infección, mientras que aquellas langostas expuestas a OA o Mn no exhibían una reducción ni mostraban un aumento del número de bacterias.

En langostas expuestas a Mn o OA combinados con hipoxia o Mn, el número de hemocitos (células sanguíneas implicadas en la respuesta inmune) se redujo en torno al 35 %. Aunque la reducción del número de bacterias en langostas estaba afectada por estos factores estresantes, el crecimiento, la supervivencia y las propiedades hemolíticas de estas bacterias no se vieron afectadas. La conclusión fue que este supuesto de estrés predicho era beneficioso para el patógeno cuando interacciona con su hospedador.

También se descubrieron graves efectos comportamentales y fisiológicos en N. norvegicus. Por ejemplo, las langostas expuestas a hipoxia en combinación con OA perdieron su capacidad para localizar alimentos a través de su olor. Además, la capacidad de los crustáceos para detectar y evitar de manera activa aguas acidificadas desapareció en el tratamiento combinado de OA con hipoxia o Mn.

Los resultados de CRUCSCHANGE han proporcionado información novedosa sobre los efectos esperados de condiciones próximas a la OA. Esto ayudará no solo a identificar los riesgos y mejorar la comprensión de los efectos de la OA, sino también a proporcionar información a los responsables políticos para desarrollar planes de gestión del litoral, estrategias de mitigación y normativas.

Información relacionada

Palabras clave

Nephrops norvegicus, CRUCSCHANGE, quimiodetección, acidificación del océano, hipoxia, manganeso, bacteria, hemocitos
Número de registro: 182940 / Última actualización el: 2016-06-29
Dominio: Medio ambiente
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba