Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

ERC

ODORSPACE Resultado resumido

Project ID: 200850
Financiado con arreglo a: FP7-IDEAS-ERC
País: Israel

La ciencia aprende a medir olores

Un nuevo método para evaluar el sentido del olfato puede ayudar a la comunidad científica a mejorar la investigación sobre el olfato. El estudio también ha conducido al desarrollo de una tecnología novedosa que ayuda a personas con discapacidad física.
La ciencia aprende a medir olores
Desde hace mucho tiempo, los científicos han anhelado predecir o identificar olores a partir de su estructura molecular. En referencia a los olores, el científico e inventor americano Alexander Graham Bell dijo hace ya más de un siglo que «hasta que no podamos medir sus semejanzas y diferencias no podrá existir una verdadera ciencia del olfato». En este contexto, el proyecto financiado por la Unión Europea ODORSPACE (Predicting odor perception from odorant structure and neural activity in the olfactory system) asumió este reto.

En trabajos previos sobre esta cuestión se estudió de qué manera el olfato o sentido olfativo estaba relacionado con la actividad neural. Estos habían examinado el vínculo de la longitud de las cadenas de carbono con la actividad neural, pero sacaron a relucir que el sistema olfativo no había evolucionado para decodificar la longitud de las cadenas de carbono. Sin embargo, estos determinaron que el olfato se basaba en la percepción olfativa y no en la determinación de la longitud de las cadenas de carbono.

A partir de esta premisa, el equipo del proyecto desarrolló un nuevo método estudiar el olfato, proporcionando un índice que puede ser estimado para cualquier molécula; una medida que puede predecir la percepción y la actividad neural incluso entre especies. Esto ayudó a identificar cómo de parecidos o diferentes son los olores entre sí, permitiendo evaluar de manera sistemática la neurobiología del olfato.

Además de desarrollar este índice, los investigadores del proyecto también proporcionaron nuevas pistas sobre el papel de la conducta olfatoria en la formación de la percepción olfativa. Estos descubrieron que el bucle de retroalimentación sensomotriz está regulado de forma precisa a la vez que presenta una organización neuronal compleja y eficaz, demostrando que la conducta olfatoria permanecería intacta tras una lesión cerebral grave.

Gracias a esta nueva información, el equipo del proyecto diseño y construyó prototipos de dispositivos que permiten a personas con discapacidad física controlar con la nariz instrumentos externos como sillas eléctricas y ordenadores. Esta tecnología novedosa mejoró considerablemente la calidad de vida de los voluntarios sometidos a estas pruebas, sentando así las bases para un campo muy prometedor centrado en facilitar y ayudar a personas parapléjicas y tetraplégicas. En conjunto, el trabajo del proyecto fue un éxito por partida doble: por un lado creando un índice adecuado para estudiar el sentido del olfato y, por otro lado, desarrollando una tecnología que mejora la calidad de vida de las personas que padecen graves discapacidades físicas.

Información relacionada

Palabras clave

Olores, sentido del olfato, olfativo, ODORSPACE, actividad neuronal, discapacidad física
Número de registro: 188361 / Última actualización el: 2016-08-23
Dominio: Tecnologías industriales