Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Ciudades que responden a las necesidades de sus residentes de la tercera edad

Dentro de quince años, un 60 % de la población residirá en ciudades y una cuarta parte de dicha proporción sobrepasará los sesenta años de edad. Un plan centrado en la tercera edad ayudará a acondicionar las ciudades europeas para satisfacer las nuevas necesidades de sus habitantes.
Ciudades que responden a las necesidades de sus residentes de la tercera edad
El proyecto AGE-FRIENDLY (Promoting active ageing: Developing age-friendly cities) se propuso desarrollar fórmulas para diseñar ciudades adaptadas para la tercera edad («age-friendly»). El equipo del proyecto —de naturaleza interdisciplinar— asistido por un comité asesor se ocupó de diversos temas relevantes relacionados con la geografía social, la psicología, la gerontología ambiental, el urbanismo, la arquitectura y la epidemiología.

La labor de AGE-FRIENDLY orbitó alrededor de la definición de «envejecimiento activo» de la Organización Mundial de la Salud (OMS), esto es, la participación continua en todos los aspectos sociales, económicos, culturales, espirituales y cívicos de la vida. Dado esto, el equipo identificó las cuestiones que, según los propios ciudadanos de la tercera edad, resultan fundamentales para propiciar este tipo de entorno, además de otorgarles un papel clave en la planificación y la ejecución del estudio.

De esta forma, se ofreció formación a dieciocho ciudadanos con edades comprendidas entre los cincuenta y ocho y los setenta y cuatro años para que ejercieran de coinvestigadores. Entre los elementos centrales del curso de formación se contaron el diseño de materiales de investigación, técnicas para realizar entrevistas, análisis de datos y fórmulas para extrapolar los hallazgos al ámbito práctico. Los coinvestigadores llevaron a cabo sesenta y ocho entrevistas en tres vecindarios de Mánchester entre personas mayores afectadas por la exclusión social, el aislamiento, la pobreza o problemas de salud.

Entre las recomendaciones derivadas de los resultados del sondeo se incluyen un mecanismo para empoderar a las personas mayores y favorecer entre las mismas un mayor nivel de participación social. Los datos resultantes también pusieron de relieve el hecho de que, para que los ciudadanos de la tercera edad puedan hacer uso de la totalidad de los recursos de una ciudad, deben respetarse sus derechos. Los resultados también destacaron que las limitaciones sociales y físicas de las personas mayores residentes en zonas urbanas pueden dificultar su vida de múltiples maneras.

La labor del proyecto ha atraído la atención de la OMS y ha sido expuesta en Nueva York en la sede de las Naciones Unidas, en la organización benéfica Age UK, en la red Age Platform Europe y en otras organizaciones dedicadas a diferentes cuestiones relacionadas con el envejecimiento. El condado de Gran Mánchester planea utilizar los resultados del proyecto para crear barrios adaptados para la tercera edad a escala regional. Además, el programa «Ambition for Ageing» financiado por Big Lottery Fund —un organismo público independiente— abordará los problemas de exclusión social y se servirá de las conclusiones del estudio AGE-FRIENDLY.

Los coinvestigadores que participaron en el proyecto han creado un grupo permanente y se proponen solicitar fondos para llevar a cabo iniciativas en favor de la tercera edad. La estrategia de involucrar a los ciudadanos mayores como líderes y responsables de su propio futuro servirá de inspiración a todos los agentes dedicados al desarrollo de las comunidades urbanas.

Información relacionada

Palabras clave

Ciudades adaptadas para la tercera edad, AGE-FRIENDLY, urbano, formación, coinvestigador
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba