Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Los determinantes moleculares de la plasticidad sináptica

Unos científicos europeos estudiaron las bases moleculares de la plasticidad sináptica. Su estudio proporciona información valiosa sobre este complejo fenómeno.
Los determinantes moleculares de la plasticidad sináptica
La plasticidad sináptica es el cambio de actividad y morfología de unas zonas de neurotransmisión excitadora conocidas como espinas dendríticas. Los datos recientes indican que, para que la actividad cognitiva sea adecuada (aprendizaje, memoria y almacenamiento de información), la estructura y el funcionamiento de estas espinas deben estar coordinados. Sin embargo, aún se desconocen los mecanismos moleculares implicados en este proceso.

Las alteraciones de la morfología de las espinas dendríticas y la plasticidad sináptica intervienen en la patogenia de enfermedades neuropsiquiátricas como los trastornos del espectro autista y la esquizofrenia. El objetivo del proyecto MORPHINGSYNAPSES (The coordination of dendritic spine morphogenesis and function during synaptic plasticity and pathology), financiado con fondos europeos, fue estudiar la morfología de las espinas dendríticas y evaluar los factores genéticos que intervienen en la aparición de trastornos neuropsiquiátricos. Se emplearon técnicas punteras para el estudio de dos proteínas concretas: la anquirina-G (codificada por un gen de riesgo para la enfermedad bipolar y la esquizofrenia) y la caderina-10 (un factor de riesgo para el autismo).

Mediante la microscopía de iluminación estructurada, y a diferencia de lo que se pensaba previamente, fue posible definir nanodominios sinápticos de la anquirina-G que se localizaban a lo largo de toda la espina dendrítica. Los resultados mostraron que la anquirina-G desempeñaba un papel importante en la conservación de la morfología de las espinas dendríticas y la plasticidad sináptica. Además, se caracterizó la función celular de la caderina-10 y se descubrió que se localizaba tanto en la sinapsis excitadora como en la inhibidora.

En conjunto, el equipo del proyecto MORPHINGSYNAPSES identificó nuevos factores que intervenían en la morfología y plasticidad sinápticas. Dada la participación de estas proteínas en los trastornos neuropsiquiátricos, los resultados obtenidos podrían contribuir a entender las causas moleculares de estas enfermedades y a identificar dianas farmacológicas.

Información relacionada

Palabras clave

Plasticidad sináptica, espina dendrítica, actividad cognitiva, anquirina-G, caderina-10, trastornos neuropsiquiátricos
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba