Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Unos microbios utilizan gases de efecto invernadero para producir biocombustibles

El mundo se enfrenta a una sobreabundancia de gases de efecto invernadero (GEI) y a una amenazante crisis energética a medida que los costes de los combustibles fósiles aumentan sin cesar. Un grupo de investigadores trabaja para utilizar microbios con el fin de convertir GEI en biocombustibles.
Unos microbios utilizan gases de efecto invernadero para producir biocombustibles
El aumento de los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, el aumento del precio del petróleo crudo y la disminución del suministro de combustibles fósiles plantean grandes desafíos para la sostenibilidad global. Existe la necesidad de disponer de tecnologías de mitigación de los GEI y fuentes de energía renovables basadas en materiales biológicos. Una posible solución consiste en aprovechar la electrosíntesis microbiana (MES), proceso mediante el cual ciertos microbios interactúan con unos electrodos para generar biocombustibles.

El proyecto ESBCO2 (Electrosynthesis of biofuels from gaseous carbon dioxide catalyzed by microbes: A novel approach/quest of microbe-electrode interactions), financiado por la Unión Europea, tenía como finalidad desarrollar una alternativa rentable a la producción actual de combustibles utilizando el GEI CO2 como materia prima. Los investigadores querían conocer mejor las interacciones entre microbios y electrodos en el marco de la producción de biocombustibles mediante MES.

ESBCO2 empezó por reunir la experiencia interdisciplinaria en los campos de la bioenergía y el intercambio electrónico. Los investigadores mejoraron sus conocimientos de los mecanismos implicados en la transferencia de electrones en estos sistemas. A continuación, se estudiaron las aplicaciones prácticas del intercambio de electrones para la producción de combustible en un sistema de MES.

Los investigadores hallaron que el microorganismo Geobacter sulfurreducens es capaz de desarrollarse generando su propia fuente de alimentación. Este resultado les permitió desarrollar láminas capaces de mantener corrientes eléctricas alimentando la celda con hidrógeno.

ESBCO2 logró que G. sulfurreducens aceptase electrones de electrodos de carbono por primera vez. Este hallazgo indica a los investigadores que es posible utilizar esta bacteria en una biolámina sostenida en un cátodo con velocidades de conversión más elevadas.

Esto allana el camino de los investigadores para desarrollar aplicaciones más prácticas de G. sulferreducens en sistemas de MES.

Información relacionada

Palabras clave

Microbios, gases de efecto invernadero, biocombustibles, CO2, electrosíntesis microbiana, ESBCO2, Geobacter sulfurreducens
Número de registro: 190562 / Última actualización el: 2016-11-18
Dominio: Energía
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba