Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Cómo medir la distracción

Un equipo financiado por la Unión Europea desarrolló una nueva herramienta de evaluación clínica de la distractibilidad. Este estudio abordó cómo interactúan dos mecanismos de la atención en un cerebro sano o afectado por alguna enfermedad —como el accidente cerebrovascular, el trastorno bipolar o la esquizofrenia—, pudiendo provocar un mayor grado de distractibilidad.
Cómo medir la distracción
La atención es la capacidad para seleccionar la información relevante que presenta el entorno, y requiere la acción equilibrada de mecanismos descendentes (voluntarios) y ascendentes (involuntarios). La atención descendente nos permite seleccionar la información pertinente para poder realizar adecuadamente tareas en curso. La atención puede, sin embargo, verse desviada involuntariamente de una tarea debido a un estímulo saliente inesperado. Esta forma ascendente de atención es necesaria para percatarse de eventos que podrían ser importantes aunque irrelevantes para la tarea en curso, como una alarma antiincendios, y se conoce como distractibilidad. El predominio de los procesos ascendentes denota una tendencia a la distractibilidad, aunque los estudios clínicos existentes no contemplan los cambios en dichos procesos.

El proyecto financiado con fondos europeos DISTRACTIBILITY (Competition between bottom-up and top-down mechanisms of auditory attention: Neurophysiological and physiopathological mechanisms of distractibility) se puso en marcha con el objetivo de desarrollar una nueva herramienta de evaluación. Los investigadores indagaron en el funcionamiento conjunto de estos dos mecanismos en un cerebro sano o en estado patológico. En el marco del proyecto se llevaron a cabo cuatro estudios fundamentales.

Los resultados del primer estudio apuntan a que una mayor atención descendente no consigue reducir la distractibilidad, mientras que los sonidos que desconcentran sí alteran los mecanismos descendentes, alargando el procesamiento y la detección de objetivos. Por otra parte, se demostró que las personas que suelen recordar sus sueños poseen una capacidad notable en ambos tipos de procesos atencionales.

En un segundo estudio se analizaron datos electrofisiológicos intracorticales de pacientes epilépticos a los que se habían implantado electrodos. El consorcio constató que la atención descendente modula las respuestas cerebrales sostenidas y oscilatorias que se producen en las cortezas auditivas.

Los hallazgos electroencefalográficos de pacientes con afectación en la corteza prefrontal lateral indican que esta parte del cerebro interviene en la regulación de ambos procesos atencionales. Las lesiones en dicha región reducen la atención descendente e intensifican los mecanismos ascendentes, lo que conduce a una mayor distractibilidad.

Por último, el equipo llevó a cabo un estudio conductual para determinar la capacidad atencional de personas que padecían esquizofrenia o trastorno bipolar. Ambos tipos de pacientes mantenían un equilibrio entre los procesos descendentes y ascendentes, pero la bipolaridad mermaba los recursos cognitivos y afectaba al rendimiento mental en las tareas más exigentes.

Los investigadores plantearon un nuevo paradigma de evaluación del impacto de los sonidos inesperados en la concentración que les permitió definir el grado de equilibrio entre los dos tipos de procesos cerebrales objeto de estudio. A la luz de los resultados, la corteza prefrontal lateral controla ambas modalidades atencionales e interviene en el equilibrio entre una y otra.

DISTRACTIBILITY ofrece una herramienta eficaz para evaluar los mecanismos cerebrales de atención, así como un índice de distractibilidad. Los resultados son aplicables al ámbito clínico y podrían ayudar a identificar el origen de la distractibilidad en determinados pacientes.

Información relacionada

Palabras clave

Distractibilidad, cerebro, trastorno bipolar, esquizofrenia, atención auditiva, sonidos perturbadores
Número de registro: 190592 / Última actualización el: 2016-11-23
Dominio: Biología, Medicina
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba