Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

BACHBERRY — Resultado resumido

Project ID: 613793
Financiado con arreglo a: FP7-KBBE
País: Dinamarca
Dominio: Industria

Aprovechar los beneficios de las bayas

Unos científicos financiados por la Unión Europea identificaron los compuestos beneficiosos para la salud que poseen las bayas y los están sintetizando con procesos de bioingeniería.
Aprovechar los beneficios de las bayas
Ya se conocen los beneficios para la salud y el bienestar general que ofrecen las bayas, en algunos casos con aplicaciones muy interesantes para la industria de los alimentos y farmacéutica. Pero muchos científicos consideran que estos beneficios son apenas la punta del iceberg y que el verdadero potencial de las bayas está lejos de haber sido alcanzado. Las bayas contienen muchas moléculas y compuestos complejos, pero solamente algunos son beneficiosos para la salud. Es decir, comer grandes cantidades de bayas no redunda necesariamente en una mejora de la salud.

Para evitar los posibles dolores de estómago de tal atracón, los científicos del proyecto financiado por la Unión Europea BACHBERRY realizaron un estudio sistemático para identificar y producir las moléculas de bayas más beneficiosas para la salud. Según estos científicos, algunas de dichas moléculas podrían servir para prevenir enfermedades como la de Huntington y la de Alzheimer. Además, los novedosos métodos de BACHBERRY brindan a las bioindustrias europeas más certeza y rentabilidad en su empeño por incluir los beneficios no aparentes de las bayas en productos alimenticios y farmacéuticos.

Según el coordinador del proyecto, Alexey Dudnik: «Es más económico y simple identificar estos compuestos buscados y producirlos en un laboratorio que cultivar cientos de tipos de bayas en los campos. Con el uso de biorreactores se evitan algunas dificultades, como la disponibilidad estacional, y es posible seguir procedimientos de extracción más simples y respetuosos con el medio ambiente».

El método de las bayas

BACHBERRY ha diseñado un método para identificar y producir de forma sostenible nuevos compuestos fenólicos que pueden utilizarse en nutrición, medicina, alimentos y cosméticos, entre otros sectores. Para ello, el proyecto empezó por la recolección de especies de bayas de todo el mundo, ciento trece en total, provenientes de lugares tan distantes como Rusia, Chile y China. Después se estudiaron estas especies, de las cuales se seleccionaron las veintiocho más prometedoras. «Se seleccionaron estas especies porque presentaron la mayor diversidad de compuestos fenólicos bioactivos, o moléculas de hidrocarburos producidas por plantas y microorganismos, que pueden desempeñar funciones fundamentales para combatir enfermedades o bien como pigmentos», añadió Dudnik.

Después, se estudiaron los extractos de las bayas utilizando levaduras que imitan enfermedades humanas, muchas de las cuales arrojaron indicios esperanzadores para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, Huntington, ELA, diabetes de tipo II y cáncer. Otras bayas presentaron propiedades antibióticas. «Por ejemplo, el trabajo incluyó la producción bacteriana de fisetina, conocida por reducir el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y moderar los efectos de la diabetes en ratones», señaló Dudnik. «A pesar de que proviene de las fresas, ¡habría que ingerir treinta y siete fresas por día para alcanzar una dosis adecuada!»

Industrialización de los beneficios de las bayas

La última etapa consistió en la utilización de compuestos fenólicos bioactivos para diseñar y construir fábricas de células bacterianas que produjesen compuestos fenólicos en los biorreactores, compuestos seleccionados y de gran valor y pureza, lo cual es fundamental para su utilización en la industria. «En la etapa de descubrimiento, decidimos centrar el trabajo en la producción de resveratrol, un compuesto fenólico modelo ya conocido que se encuentra en los arándanos, las frambuesas, las uvas y el vino», explicó Dudnik. «Este compuesto es un potente antioxidante y hay muchos estudios que relacionan el consumo de vino tinto con la “paradoja francesa”, la observación preliminar de que en general los franceses padecen menos enfermedades cardiovasculares, a pesar de que sus dietas son ricas en grasa. Una vez encontrado, utilizamos este conocimiento para producir uno de los bioactivos nuevos descritos en el proyecto».

Gracias a BACHBERRY, la industria ya puede identificar compuestos bioactivos nuevos de gran valor que pueden dar lugar a nuevos productos en diferentes sectores. «Hemos desarrollado herramientas nuevas e innovadoras para aprovechar plenamente el potencial de los fenólicos presentes en las bayas, y también para mejorar la producción microbiana de estos compuestos a gran escala», concluyó Dudnik. «Superamos barreras científicas y tecnológicas sustanciales y desarrollamos un método eficaz que la industria puede adaptar para avanzar sistemáticamente desde la bioprospección hasta la bioproducción».

Palabras clave

BACHBERRY, bioindustrias, compuestos fenólicos bioactivos, fenólicos, resveratrol, beneficios sanitarios, método
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba