Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Probióticos para reducir el daño producido por antibióticos

La administración de antibióticos afecta a la microbiota intestinal y aumenta el riesgo de infecciones. Además, en algunos casos sus efectos son permanentes. Unos científicos financiados con fondos europeos, investigaron el efecto de los antibióticos en la microbiota intestinal.
Probióticos para reducir el daño producido por antibióticos
Los patógenos resistentes a antibióticos (PRA) como Klebsiella pneumoniae resistente a carbapenémicos (KPC) constituyen un problema creciente en los hospitales, donde el tratamiento antibiótico es estándar. Por lo general, la infección comienza por la colonización del epitelio intestinal y la alteración de la microbiota natural. La administración de antibióticos favorece la propagación de la bacteria, ya que reduce la flora en el intestino.

El equipo del proyecto FLORA STOP INFECTION (Role of the microbiota in the defense against antibiotic resistant pathogens) estudió los mecanismos implicados en este proceso con objeto de describir los cambios que tienen lugar. Además, se investigó también el efecto positivo de los probióticos sobre la microbiota y su mecanismo para inhibir la colonización intestinal.

En el proyecto se emplearon modelos de ratón y se descubrió que la ampicilina, la vancomicina o la clindamicina provocaban cambios drásticos en la flora intestinal, por lo que contribuían a un aumento importante de la concentración de patógenos. Cabe destacar que parte de las bacterias eliminadas no se recuperan tras el tratamiento antibiótico, lo que facilita que la infección persista.

Las pruebas realizadas en pacientes humanos mostraron que incluso tras veintidós semanas de finalizar el tratamiento no se detectaba el mismo número de bacterias que antes de la administración del antibiótico. Esto puede indicar un cambio permanente, lo cual tendría un gran interés clínico.

No obstante, existen antibióticos, como la neomicina, cuyo efecto en la microbiota es leve y varía según el paciente. Para identificar los pacientes con predisposición a las infecciones habría que examinarlo de forma individual.

Se realizó un experimento en el que se introdujo un conjunto de diferentes bacterias en ratones a fin de identificar los microorganismos que conferían resistencia a una infección posterior. En ratones con un sistema inmunitario alterado (ausencia de los receptores tipo toll o de linfocitos T), se observó que algunos probióticos conferían resistencia a PRA, lo que sugiere la posibilidad de que las moléculas producidas por las bacterias inhiban el crecimiento de los PRA. El trabajo continúa a pesar de la finalización del proyecto y se trata de identificar los mecanismos que intervienen en este proceso.

Cabe destacar que el equipo demostró señales de percepción de quórum entre las bacterias de la flora intestinal durante la toma de antibióticos. Se logró eliminar algunos de los cambios nocivos mediante modificación de la densidad de población, lo que representa una buena noticia de cara a futuros tratamientos.

Los resultados de FLORA STOP INFECTION proporcionan una información valiosa para solucionar el problema que la resistencia a antibióticos para los enfermos y en particular los inmunodeprimidos. Se han publicado informes sobre este proyecto en Cell Press y Elsevier Cell.

Información relacionada

Palabras clave

Probióticos, antibiótico, microbiota intestinal, patógenos resistentes a antibióticos, FLORA STOP INFECTION
Número de registro: 190803 / Última actualización el: 2016-12-23
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba