Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Los líquenes como indicadores de la contaminación del aire

Los líquenes son una asociación simbiótica eficaz entre un hongo específico y una especie de alga y/o una cianobacteria y se encuentran en casi todos los hábitats y regiones geográficas del planeta. A diferencia de las plantas, los líquenes carecen de raíces, lo que significa que estos tienen que absorber los nutrientes de la atmósfera, lo que los convierte en acumuladores excelentes de contaminantes del aire.
Los líquenes como indicadores de la contaminación del aire
Por tanto, el empleo de líquenes permite monitorizar una gran variedad de contaminante atmosféricos. Estos incluyen los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), un gran grupo de contaminantes orgánicos persistentes (COP) semivolátiles relacionados con la carcinogénesis y la mutagénesis. Sin embargo, a pesar de los números esfuerzos de investigación empleando líquenes para estudiar los HAP, aún existe una brecha en el conocimiento con respecto a los mecanismos de absorción de contaminantes en líquenes.

El objetivo del proyecto financiado por la Unión Europea POPLAIR (Optimising the use of lichens as biomonitors of atmospheric PAHs) era determinar cómo los líquenes interceptan y acumulan los HAP en fase gaseosa y/o unidos a partículas. También se estudió qué factores contribuyen a la acumulación de los HAP y cómo estos afectan al funcionamiento de los líquenes.

Los investigadores expusieron líquenes a diferentes HAP en fase gaseosa y/o unidos a partículas en experimentos tanto de laboratorio bajo condiciones controladas como de campo. Posteriormente, estos emplearon técnicas microscópicas avanzadas para monitorizar el destino de estos contaminantes dentro de los líquenes. Asimismo, diferentes especies de líquenes fueron expuestas in vitro a concentraciones cada vez mayores de HAP y sus potenciales efectos fisiológicos fueron evaluados.

Los investigadores también evaluaron si el grado de acumulación de los HAP en los líquenes era debido a los niveles de HAP en fase gaseosa y/o unidos a partículas en la atmósfera. Para tal fin, se compararon las concentraciones de los HAP acumulados por los líquenes con las concentraciones de los HAP medidas en el aire empleando muestreadores de aire pasivos y activos.

Los resultados revelaron que la acumulación de los HAP estaba afectada por toda una serie de factores. Estos incluyen las propiedades fisicoquímicas de cada contaminante, la estructura y la composición de cada especie de liquen y factores ambientales como la humedad, la temperatura, la insolación, la lluvia y el viento.

También se descubrió que una vez acumulados en el talo del liquen, los HAP podrían ser protegidos de la luz solar por una capa de pigmentos que algunas especies de líquenes presentan en su superficie. Esta capa de pigmentos tiene la función de proteger al alga simbionte de la radiación UV. Dado que los HAP también son sensibles a la radiación UV, estos también se benefician del efecto protector de la capa de pigmentos.

Las actividades de POPLAIR encajan perfectamente con el objetivo europeo común de desarrollar técnicas para la biomonitorización ambiental de contaminantes. Las técnicas estudiadas no solo proporcionarán a los responsables políticos una herramienta barata para gestionar y controlar la contaminación a una escala espacial y temporal más grande, sino que también permitirán obtener datos de gran valor para llevar a cabo evaluaciones de salud.

Información relacionada

Palabras clave

Líquenes, hidrocarburos aromáticos policíclicos, POPLAIR, bioindicadores, talo
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba