Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La base molecular de los recuerdos

Uno de los grandes retos para la neurociencia pasa por conocer los mecanismos que controlan la formación de los recuerdos y su mantenimiento. Un estudio europeo reveló un mecanismo nuevo que podría aprovecharse para tratar casos patológicos de pérdida de memoria.
La base molecular de los recuerdos
Los receptores de glutamato de tipo AMPA (AMPAR) son los mediadores primarios de la comunicación excitatoria sináptica en el encéfalo. Cada vez son más los datos que apuntan a que el sistema nervioso regula los AMPAR para alterar la potencia y la excitabilidad sinápticas. Es sabido que los recuerdos a largo plazo se forman tras producirse modificaciones de las sinapsis neuronales y su intensidad. Estudios recientes demostraron que para que los recuerdos sean persistentes es básico mantener una cantidad estable de AMPAR en las sinapsis.

Científicos del proyecto financiado con fondos europeos MEMORY PERSISTENCE (Molecular mechanisms of memory persistence) se propusieron describir los mecanismos que regulan los AMPAR en las sinapsis con el fin de averiguar por qué persisten o se olvidan los recuerdos.

Para ello investigaron varias proteínas involucradas en el tráfico de AMPAR. Para este plan de investigación se propuso la reducción de los niveles endógenos de BRAG2 y PICK1, moléculas implicadas en la internalización y la degradación —respectivamente— de AMPAR. Para evaluar el impacto de estas manipulaciones en la memoria de ratas, se sometió a los animales a una prueba consistente en aprender la ubicación de varios objetos en un espacio abierto.

Los resultados muestran que el silenciamiento de PICK1 no influye en la adquisición de recuerdos ni en su persistencia, lo que sugiere que el tráfico de AMPAR mediado por PICK1 podría no intervenir en la pérdida de memoria a largo plazo. El silenciamiento de BRAG2 no afectó a la adquisición de recuerdos, según se constató al comprobar la memoria tras haber transcurrido un día desde la finalización de la prueba. Experimentos adicionales indican que la interacción entre BRAG2 y AMPAR media en el proceso de deterioro natural de los recuerdos a largo plazo.

Los resultados del estudio ofrecieron información fundamental para entender la persistencia de los recuerdos y la pérdida de memoria. BRAG2 se muestra así como una diana atractiva para futuros estudios en este campo, así como para el tratamiento de afecciones cognitivas caracterizadas por una pérdida de memoria patológica.

Información relacionada

Palabras clave

Memoria, receptor AMPA, sinapsis, MEMORY PERSISTENCE, BRAG2
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba