Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Cómo el encéfalo percibe el mundo

Unos investigadores han revelado el modo en que el encéfalo humano percibe los distintos objetos entre las innumerables señales sensoriales que recibe a modo de interferencias.
Cómo el encéfalo percibe el mundo
Al encéfalo humano le llegan tantos estímulos sensoriales de su entorno que no puede más que fijar prioridades en lo que percibe para no saturarse. Por este motivo, filtra la información no pertinente y nos alerta de lo que considera importante, por ejemplo determinado objeto o un rostro. Esto es lo que llamamos atención.

La forma de realizar esta función es motivo de un acalorado debate entre neurocientíficos y psicólogos. Hay una hipótesis de tipo ascendente según las cuales el ojo capta información visual y el encéfalo reúne todas las piezas y compone la escena en conjunto. En cambio, la hipótesis descendente afirma que el encéfalo hace uso de la información y los recuerdos almacenados previamente para componer la escena y que después deriva los detalles que la sustentan.

Los artífices del proyecto PREPARING TO SEE (Neural mechanisms of top-down preparation and their influence on visual awareness of real-world objects), financiado con fondos europeos, emplearon las técnicas psicofísicas más novedosas para analizar si para percibir los objetos del entorno se precisa la atención (y en consecuencia el procesamiento de tipo descendente).

En primer lugar, los investigadores demostraron que la información previa relativa a determinado objeto, antes de que éste aparezca como estímulo visual, hace que el individuo sea más consciente de ese objeto. Esto corroboró que esa preparación de tipo descendente puede transformar el maremágnum de estímulos en una atención enfocada.

Partiendo de ese hallazgo, examinaron la influencia de las expectativas descendentes sobre la manera en que las personas perciben objetos de forma consciente en fotografías de escenas naturales. Igual que antes, la información previa relativa a categorías de objetos (p. ej. animales o vehículos) mejoró su capacidad de detección en escenas naturales plagadas de estímulos.

Los investigadores demostraron que, incluso si el encéfalo procesa información contenida en señales sensoriales ascendentes, se vale de una estrategia descendente para dotar de sentido a esa información. Al pedir a las personas participantes en el estudio que buscasen rostros o edificios en imágenes que contenían mero «ruido», estas personas procesaron las imágenes como si de verdad contuvieran estímulos visuales. Se constató así que las expectativas pueden influir en gran medida no solo en lo que vemos, sino incluso en si llegamos o no a ver algo determinado.

Este trabajo nos ha enseñado que la percepción consciente está influida poderosamente por las expectativas y los objetivos internos, y no meramente por las propiedades de cuanto hay en nuestro entorno.

Información relacionada

Palabras clave

Encéfalo humano, cerebro, objetos, señales sensoriales, atención, PREPARING TO SEE
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba