Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Nuevos conocimientos para ayudar a Europa a gestionar eficazmente sus relaciones exteriores

Los empeños por comprender cómo influyen los Estados miembros de la Unión Europea en la acción exterior y las políticas de esta institución pueden contribuir a crear una Europa más fuerte y unida en sus relaciones con el resto del mundo.
Nuevos conocimientos para ayudar a Europa a gestionar eficazmente sus relaciones exteriores
En una época caracterizada por una economía más volátil en Europa y un euroescepticismo cada vez mayor, resulta más necesario que nunca reforzar y unificar la política exterior europea. Si bien el Tratado de Lisboa ha consolidado la Política Europea de Vecindad (PEV) y la ayuda al desarrollo de la Unión Europea, el nuevo escenario institucional ha repercutido en las pautas de delegación entre los actores a la hora de formular las políticas exteriores de la UE y ha afectado a los Estados miembros en lo que respecta a sus relaciones exteriores. El modo en que Europa aborda cuestiones como los derechos humanos, el estado de derecho, la democratización y el comercio es determinante para el futuro éxito del bloque.

Ante este panorama, el proyecto DELEXPOL (Evaluating the post-Lisbon effects of delegation in the EU external relations), financiado por la UE, investigó recientemente este cambio y aportó pistas importantes sobre la forma en que se pueden racionalizar las relaciones exteriores de la UE. «Sin lugar a dudas, el Tratado de Lisboa ha supuesto un hito importante para hacer más visible el papel de la UE en el mundo», afirma uno de los socios del proyecto, Ilze Rūse, profesora adjunta de la Facultad de Derecho de Riga, Letonia.

Desafíos para la elaboración de la política exterior de la UE

Sin embargo, el reto radica en que la formulación de las políticas exteriores de la UE se ha convertido en un proceso donde los actores tienen más dificultades para alcanzar acuerdos entre ellos, dada la divergencia de sus posiciones en muchos casos. «El efecto de esta complejidad se aprecia a menudo en los acuerdos que se alcanzan por un mínimo común denominador, o dicho de otro modo, en los que la complejidad de los procedimientos da como resultado una política menos ambiciosa», señala Rūse.

No obstante, los Estados miembros acogen de buen grado la delegación del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), entendida como una iniciativa que mejora la credibilidad y brinda una experiencia que resulta relevante a la hora de poner en práctica las políticas. El nuevo escenario también ha comportado un aumento de los «mecanismos de control» de los Estados miembros que consideraron el SEAE como un «agente» para implantar políticas decididas por ministros de Asuntos Exteriores concretos y no por una suerte de nuevo «Ministerio de Asuntos Exteriores de la UE».

Una nueva teoría de investigación arroja mejores resultados

Al aplicar a su investigación un nuevo enfoque denominado «teoría del principal-agente», la profesora Rūse y su equipo constataron que los Estados miembros aprovechan todas las oportunidades de las que disponen para controlar el SEAE y evitar que adquiera demasiada autonomía a la hora de formular la política exterior de la UE. «Los Estados miembros utilizan distintos "controles" para evitar que el SEAE "se desvíe" con respecto a las posiciones deseadas y procuran que no se desvíe del cometido que se le ha encomendado», explica. Estos controles incluyen supervisión, procedimientos administrativos, controles institucionales y ajustes legislativos.

A pesar del nivel de control que los Estados miembros desearían ejercer, el equipo del proyecto DELEXPOL descubrió que estos no necesariamente quieren tener un control total de la elaboración de veintiocho políticas distintas sobre la acción exterior de la UE. Además, debido a la complejidad institucional que ha generado el Tratado de Lisboa, todos los actores deben cooperar más estrechamente y con más prudencia si cabe para no mermar la eficacia de la acción exterior de la UE.

Los conocimientos procedentes de Letonia son un apoyo para los Estados miembros recientes

El proyecto también ha contribuido a crear el Programa Avanzado para los países de la PEV, Asia central y los Balcanes occidentales en la Facultad de Derecho de Riga. Esta institución ha logrado transferir conocimientos y experiencia a las partes interesadas de Estados miembros donde aún hay muchas reformas por hacer. Son cada vez más los Estados miembros que comprenden las complejidades y los mecanismos pertinentes que conllevan la aplicación y la gestión de la política y acción exteriores de la UE, lo que inevitablemente hará que surja una Europa más fuerte en la escena mundial.

Palabras clave

Relaciones exteriores, política exterior, Tratado de Lisboa, PEV, DELEXPOL, SEAE, teoría del principal-agente
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba