Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

AdaptIVe — Resultado resumido

Project ID: 610428
Financiado con arreglo a: FP7-ICT
País: Alemania
Dominio: Transporte

Tecnologías automatizadas al volante

Investigadores financiados con fondos de la Unión Europea ensayaron intensamente tecnologías de automatización que podrían aumentar considerablemente la seguridad de los automóviles y otros vehículos. El equipo del proyecto ADAPTIVE se aseguró de que sus innovaciones se ajustasen a la perfección a las necesidades de los conductores, el marco jurídico vigente y el coste de su aprobación.
Tecnologías automatizadas al volante
Los logros del proyecto servirán para poner en marcha este otoño otro proyecto muy ambicioso financiado por la UE. Esta labor ampliará el conocimiento europeo en materia de vehículos automatizados y su integración eficaz en la infraestructura de transporte en Europa.

Tecnología de inspiración humana

Un objetivo fundamental del proyecto ADAPTIVE fue señalar la importancia del factor humano en toda tecnología de automatización. «Hay que asumir que seguirán existiendo conductores humanos durante bastante tiempo», declaró Aria Etemad, del Departamento de Investigación del Grupo Volkswagen y coordinador del proyecto ADAPTIVE. «Necesitamos por tanto fabricar vehículos más inteligentes en cuanto a capacidades de percepción del entorno, pero también garantizar su fusión con la inteligencia del conductor».

Esta propuesta sirvió como molde para el tipo de innovaciones ensayadas y sirvió para redactar un código de prácticas que tiene en cuenta el factor humano. Esta guía sobre cómo diseñar un sistema automatizado se ampliará en futuras iniciativas financiadas con fondos europeos.

En el proyecto se progresó en el ámbito técnico de la automatización de vehículos mediante ensayos con combinaciones de sensores como cámaras ultrasónicas, radares y escáneres láser. Etemad y su equipo se propusieron aprovechar la capacidad de automatización para ejecutar tareas capaces de lograr una conducción más segura. Por ejemplo, la información captada en la cola de un atasco podría enviarse a los vehículos que rodasen unos kilómetros más atrás y así reducir la congestión y las probabilidades de que se produzca un accidente.

«Los escenarios ensayados incluyen aparcamientos a velocidad baja, la conducción urbana a velocidad media y la conducción en autovía a hasta 130 km/h», explicó. «Nos interesaba por ejemplo la incorporación a autovías. Demostramos que puede establecerse una comunicación entre un camión que circule por una autovía y un coche que se incorpore por la vía de acceso para dejar espacios suficientes para dicha incorporación». En el proyecto también se investigó el modo de crear un corredor de rescate para dar paso a vehículos de emergencias.

Planificación a largo plazo

El proyecto también ofreció resultados tangibles relativos a un tema clave como es el desarrollo de métodos nuevos de ensayo y evaluación. «La importancia de este aspecto para futuras iniciativas es enorme», afirmó Etemad. «Para crear tecnologías nuevas que tengan aplicación, por ejemplo, en sistemas de control de crucero adaptativo, es necesario conducir hasta dos millones de kilómetros. Para aprobar tecnologías de conducción automática es necesario rodar hasta cien millones de kilómetros. El coste de estas pruebas es enorme, por lo que hemos señalado varios programas de simulación que podrían resultar útiles para la industria».

En ADAPTIVE también se consideraron aspectos jurídicos que precisan reformas, como por ejemplo la Convención de Viena de 1968. En ella se estipula que los conductores deben mantener un control continuo del vehículo. Es también fundamental adaptar y homogeneizar el marco jurídico antes de permitir la circulación a los vehículos completamente automatizados.

Los resultados de este proyecto revolucionario de cuarenta y dos meses de duración y que finalizará en junio de 2017 se aprovecharán próximamente en el proyecto L3PILOT. En esta iniciativa europea, la de mayor tamaño dedicada a este aspecto, se ensayarán cien vehículos automatizados en doce países europeos. «Aún queda mucho trabajo por hacer», confesó Etemad. «Es necesario comprobar sensores en situaciones críticas, por ejemplo los radares y las cámaras en condiciones de nieve y de niebla, respectivamente».

Un estudio detallado de los temas jurídicos, técnicos, humanos y económicos que atañen al transporte automatizado realizado por el proyecto ADAPTIVE permitió extraer una idea general de los retos a los que se enfrenta la movilidad automatizada. El objetivo ahora es retomar sus resultados para acercar aún más este sector a su comercialización.

Información relacionada

Palabras clave

ADAPTIVE, transporte, automoción, robótico, seguridad, Volkswagen, urbano, movilidad, automatización, L3, HMI, responsabilidad, autovía, sensor, radar, lidar, percepción, aparcamiento
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba