Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Desechada la teoría de la evolución relativa a mandíbulas y dientes

La aparición de vertebrados mandibulados (gnatóstomos) fue un punto de inflexión en la historia de este subfilo, ya que adquirieron la capacidad de vencer a sus rivales desprovistos de mandíbulas. Unos científicos financiados con fondos europeos analizaron datos de fósiles para estudiar la evolución de los organismos con mandíbulas y dientes.
Desechada la teoría de la evolución relativa a mandíbulas y dientes
Los descubrimientos recientes han llevado a la reformulación de la hipótesis sobre la evolución de estas estructuras orgánicas. Los pseudodientes presentes en el arco branquial de los vertebrados primitivos sin mandíbulas sugieren que los dientes aparecieron antes que las mandíbulas y que los primeros vertebrados provistos de mandíbulas no tenían dientes. Los datos obtenidos indicaron que las mandíbulas y los dientes no evolucionaron simultáneamente, lo que no se corresponde con las teorías precedentes.

En el proyecto TOOTHJAW (Evolution of jaws and teeth - new insights into key innovations and the origin of Gnathostomes) se emplearon técnicas de imagen punteras para analizar datos fósiles y estudiar la evolución de los vertebradas mandibulados.

Los dos principales grupos de gnatóstomos que aún viven son los condrictios (tiburones y rayas) y los osteíctios (peces óseos con mandíbulas). Estos dos linajes clave existen desde hace más de cuatrocientos millones de años y no son representativos de los primeros osteíctios. Los datos actuales se basan únicamente en dos miembros de este grupo, el pez cebra y el ratón (ambos son modelos de laboratorio).

Para resolver la cuestión de la evolución de las mandíbulas y los dientes de los vertebrados se empleó un enfoque multidisciplinario y se estudiaron fósiles y los ejemplos vivos más antiguos de la evolución de los osteíctios. Se compararon con especies existentes como el pez cebra (Danio rerio) y el bichir de senegal (Polypterus senegalus). Con la creación de modelos mediante microscopía tomográfica de rayos X de fuente sincrotrón se representaron los estados embrionarios y larvarios de ambas especies, donde tiene lugar el desarrollo de los dientes.

P. senegalus es una especie antigua que ocupa un lugar particular en la base de la clase de los actinopterigios y conserva numerosas características ancestrales como escamas que recubren el cuerpo y dermatocráneo. Por lo tanto, se procedió a comparar los datos en 3D del desarrollo de los dientes de especies fósiles con el desarrollo de las escamas y el dermatocráneo de P. senegalus.

Los datos obtenidos en el proyecto TOOTHJAW se emplearon para analizar las teorías clásicas de la evolución de los dientes y la formación del esqueleto dérmico. Los resultados mostraron que, a diferencia de lo indicado en las teorías tradicionales, el desarrollo de las escamas y el dermatocráneo no estaba controlado por tejido formador de diente. La información adquirida permitirá, en última instancia, entender mejor la evolución de la especie humana.

Información relacionada

Palabras clave

Gnatóstomos, TOOTHJAW, osteíctios, Polypterus senegalus, dermatocráneo
Número de registro: 198907 / Última actualización el: 2017-06-19
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba