Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La alfarería antigua, bajo el microscopio

Técnicas muy avanzadas han ayudado a determinar el uso de la alfarería en el Este de Asia en la Antigüedad, al esclarecer ciertas prácticas dietéticas y vínculos históricos.
La alfarería antigua, bajo el microscopio
Muchos museos del mundo, desde China y Corea hasta Grecia y Siria, exhiben recipientes de alfarería que nos sirven como ventana a civilizaciones pasadas e invitan a aventurar los usos que se daban a estos utensilios. Se sabía que los objetos de alfarería se empleaban con fines culinarios, de conservación y decorativos, pero hasta ahora era prácticamente un misterio cómo surgió la alfarería en el Este de Asia hace cerca de 12 000 años.

El proyecto financiado con fondos europeos PONTE (Pottery innovation and transmission in east Asia: Bridging expertise across continents) se valió de técnicas bioquímicas novedosas para averiguar el uso de los recipientes cerámicos y desvelar sus secretos. De esa manera, sacó a relucir cómo se difundió la alfarería y con qué cometido. Para cumplir sus objetivos, el equipo del proyecto realizó un innovador análisis de residuos orgánicos y aplicó conocimientos propios de la arqueología prehistórica en el Asia oriental.

En concreto, PONTE estudió la evolución de la alfarería, tomó en consideración las condiciones climáticas y paleoambientales y examinó los cambios de los recipientes, en cuanto a estilo y forma, acaecidos con el paso del tiempo. Estudió si la alfarería más antigua de Japón se había extendido hasta otras zonas del Asia oriental y analizó alfarería antigua de China, Rusia y Corea del Sur.

Para examinar los restos de objetos de alfarería se emplearon técnicas como el análisis de isótopos estables del nitrógeno y el carbono y el análisis de residuos lipídicos, las cuales depararon descubrimientos nuevos e inesperados. Por ejemplo, se descubrió que la alfarería antigua del tipo Jomon, en Japón, se utilizó para procesar marisco, lo que demostró un grado de especialización mayor que lo que se creía. También se registró el uso más antiguo de mijo en Corea, permitiendo así saber más sobre el modo en que este grano se difundió por la región. Un análisis más profundo reveló diferencias en cuanto a las prácticas dietéticas de China y el noreste de Asia (principalmente, Japón y Corea).

Estos y otros hallazgos, fundamentados en técnicas científicas nuevas, aportan información abundante sobre el uso y la propagación de la alfarería en esta región, lo cual guarda una relación directa con el modo en que se extendió y evolucionó su civilización. Son éstas, además, técnicas que sin duda podrían aplicarse en otras zonas del planeta para desentrañar vínculos y trayectorias históricas similares.

Información relacionada

Palabras clave

Alfarería, Este de Asia, prácticas dietéticas, PONTE, arqueología
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba