Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Energía menos contaminante a partir del carbón mediante tecnologías combinadas

La adaptación de centrales eléctricas de carbón ya existentes implantando una combinación de tecnologías de captura de carbono permitiría a estas instalaciones reducir sus emisiones y cumplir los rigurosos objetivos medioambientales fijados, aseguran unos investigadores de la Unión Europea.
Energía menos contaminante a partir del carbón mediante tecnologías combinadas
En el marco del proyecto ECO-SCRUB, financiado con fondos europeos, se investigó desde el punto de vista técnico si la integración de tecnologías de captura de carbono en centrales energéticas ya existentes haría posible incrementar su eficiencia económica y el rendimiento medioambiental. La captura y almacenamiento de carbono (CAC, o CCS en inglés) consiste en atrapar el dióxido de carbono (CO2) emitido por centrales eléctricas y transportarlo hasta un emplazamiento de almacenaje, evitando así su liberación a la atmósfera.

«En las centrales de carbón se plantean principalmente dos técnicas posibles: el enriquecimiento con oxígeno y la depuración post-combustión con disolventes», explicó el coordinador del proyecto ECO-SCRUB, Dorian Matts, de RWE Npower (Reino Unido). El CO2 se puede eliminar de los gases de combustión empleando disolventes regenerables, siendo el más habitual para la captura de CO2 la monoetanolamina (MEA), un disolvente basado en aminas. Por otra parte, las centrales pueden implantar procedimientos nuevos para aumentar su eficiencia.

Estas opciones destinadas a reducir las emisiones de CO2 de las centrales de carbón plantean, no obstante, importantes inconvenientes de índole económica y técnica. Según indicó Matts, «las tecnologías disponibles para reducir notablemente o eliminar el CO2 de los gases de combustión resultan caras, dejan una huella muy considerable y comportan una demanda energética elevada que repercute en gran medida en la competitividad comercial de las centrales».

Una solución armoniosa

Para subsanar estas deficiencias, el proyecto ECO-SCRUB se propuso determinar la viabilidad técnica de conjugar distintos aspectos de esas técnicas con vistas a lograr una operación eficaz y más sostenible. Para empezar, el equipo responsable del proyecto evaluó el efecto de aumentar el oxígeno contenido en el caudal de aire y de aplicar la actual tecnología de depuración de carbono a la combustión de carbón. También estudió la recirculación de los gases de combustión, una opción potencialmente ventajosa para reducir la corrosión y las emisiones de SO2.

«Hemos conseguido demostrar que esta opción es creíble y que la retroadaptación de centrales de carbón existentes podría ofrecer ventajas —aseguró Matts—. Fuimos capaces de determinar las condiciones de diseño más probables (la cantidad de oxígeno que inyectar y dónde; la solución de aminas idónea; y la cantidad de recirculación de los gases de combustión) para evitar un incremento de las emisiones de NOx o una mayor tasa de corrosión en estas centrales».

El proyecto ECO-SCRUB también abordó cuestiones de relevancia en cuanto a la captura convencional y sus resultados podrían ser extrapolables a la construcción de centrales nuevas y resultar útiles para las investigaciones en curso sobre la captura de carbono. «Si las centrales de carbón pueden mantenerse económicamente durante el tiempo suficiente para que se implante el resto de la infraestructura de captura y almacenamiento de carbono, entonces esta parece ser una opción de retroadaptación interesante y creíble», manifestó Matts.

«Por ejemplo, fabricantes europeos podrían desarrollar esta tecnología para retroadaptar en todo el mundo otras instalaciones más nuevas alimentadas con carbón. A su vez, ello podría ayudar a otros países, como la India y China, a cumplir los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París».

En adelante

Esta tecnología podría ayudar a las centrales alimentadas con combustibles fósiles a navegar por unas aguas cada vez más turbulentas. El régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE UE) y otros mecanismos de fijación de precios por carbono han afectado gravemente a la competitividad relativa de la energía generada mediante combustión de carbón. «El requisito de reducir los polutantes causantes de la lluvia ácida (NOx y SOx) también ha desembocado en abundantes inversiones en tecnología de depuración de los gases de combustión en las centrales de carbón», aclaró Matts.

Así pues, en adelante es fundamental para este sector alcanzar la eficiencia económica, como también lo es el apoyo normativo. «Ahora se necesitan políticas medioambientales claras y estables que posibiliten la inversión en la captura de CO2, a lo que deben sumarse el desarrollo y la implantación de los componentes relativos al transporte y el almacenamiento dentro de los esfuerzos centrados en la CAC», señaló Matts para concluir.

Palabras clave

ECO-SCRUB, captura de carbono, carbón, centrales energéticas, emisiones, RCDE, CCS
Número de registro: 200144 / Última actualización el: 2017-06-27
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba