Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

ANGEO2 — Resultado resumido

Project ID: 697678
Financiado con arreglo a: H2020-EU.2.1.6.
H2020-EU.2.3.1.
País: Francia
Dominio: Tecnologías de la información y la comunicación

Un sistema de posicionamiento para invidentes, en el móvil

Quien haya tratado de orientarse por una ciudad con uno de los callejeros disponibles en internet, probablemente se haya percatado de que el posicionamiento con frecuencia carece de la precisión necesaria. Navocap, una pyme francesa especializada en electrónica, ha creado una aplicación de posicionamiento para teléfono móvil que se espera que resulte de especial utilidad para los más perjudicados por esa falta de fiabilidad.
Un sistema de posicionamiento para invidentes, en el móvil
Quienes padecen una discapacidad visual o cognitiva, para los que es indispensable contar con información fiable para desplazarse en un entorno tan adverso e incluso aterrador como una ciudad muy poblada.

Navocap alcanzó ese logro en 2008, cuando puso en marcha su filial Angeo Technology. Desde entonces, ha contado con el apoyo, entre otras entidades, de la empresa de capital riesgo Wiseed y también de Telespace Participation, filial de CNES. En 2012 comercializó su kit Angeo-Mobile para ofrecer a quienes padecen discapacidades visuales un posicionamiento fiable en espacios urbanos congestionados. En 2015, consiguió el apoyo de la UE por medio del proyecto ANGEO2, cuyo cometido era mejorar el kit ANGEO e integrarlo en smartphones.

El principal logro de Navocap fue subsanar las limitaciones del posicionamiento por GPS aplicando su propia tecnología. En palabras de Edgard Antoine, director general de Navocap: «El rendimiento tan bajo de los otros sistemas se debe a la falta de fiabilidad del GPS en las zonas urbanas, donde las calles son como cañones geográficos y a veces obstruyen o desvían las señales de los satélites. Además, los algoritmos que calculan los itinerarios dependen de una modelización de las calles que se fundamenta en su eje. Es decir, si uno se sitúa, por ejemplo, en una avenida cuya anchura es de cuarenta metros, la precisión que ofrece normalmente un dispositivo estándar, que es de cinco metros, te lleva a tener que deambular por en medio de esa avenida. Lo he probado yo mismo, ¡y la verdad es que no se lo recomiendo a nadie…!».

ANGEO2 –que pasó a llamarse recientemente ANGEO-S para ajustarse más a sus características– es un módulo que se puede conectar a cualquier aplicación de smartphone que precise de un posicionamiento fiable. Este módulo cuenta con una unidad de posicionamiento fiable (RPU), y con su propia aplicación de navegación, que se puede obtener en App Store y se llama Angeo-NAV.

Edgard Antoine explicó el funcionamiento del sistema: «El RPU se conecta al smartphone por Bluetooth y se puede acoplar al cinturón del usuario. Un mando a distancia situado en el cuello de la camisa permite que las manos del usuario queden completamente libres, mientras que el kit se puede completar con auriculares intrauriculares o de conducción ósea frente a espacios especialmente ruidosos. El usuario puede comunicarse con el dispositivo por medio de la aplicación “Voice Over” de Apple para síntesis y reconocimiento de la voz, orientada a los usuarios que padecen una discapacidad visual».

Para solucionar cualquier problema relacionado con el GPS, el dispositivo multiplica las fuentes de información recibidas vía satélite valiéndose de datos obtenidos de los tres mayores servicios de navegación global: GPS, GALILEO y GLONASS. Entonces compara esos datos con los de una unidad inercial que es capaz de determinar la existencia o ausencia de varias rutas y que compensa una posible pérdida de la señal satelital.

«A la hora de calcular itinerarios, ANGEO-S emplea un algoritmo concreto que tiene en cuenta la anchura de la calle, la necesidad de rutas multimodales (a pie, en autobús, tranvía, metro, etcétera) y las preferencias personales de quienes tienen la vista limitada, como evitar las carreteras más transitadas», señaló Edgard Antoine.

Navocap tiene previsto realizar ensayos en el Instituto de la Visión de París a finales de septiembre de 2017. Si todo va según lo previsto, Antoine calcula que el sistema empezará a comercializarse en junio de 2018. Entretanto, ya se puede comparar la primera generación del kit de ANGEO, que cuenta con un receptor de GPS, la unidad inercial y un módem celular.

«Prevemos dos vías de comercialización principales: por medio de asociaciones que guarden relación con personas invidentes o con discapacidades visuales y, por otro lado, las ventas de puerta a puerta, conforme al modelo de negocio de empresas como Tupperware —indicó Antoine—. ANGEO-S supone un gran adelanto de cara a atender las necesidades de estos usuarios, y no lo habríamos conseguido sin el apoyo del Instrumento específico para pymes».

Palabras clave

ANGEO-2, ANGEO, ANGEO-S, posicionamiento, navegación, zonas urbanas, invidente, discapacidad visual, Navocap, GPS, Galileo, algoritmo, smartphone, app, RPU
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba