Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Bioingeniería a escala industrial

El Instituto húngaro de biotecnología es el titular exclusivo de los derechos de un nuevo proceso patentado de producción de ácido málico a escala industrial. No se descarta que el ácido málico, sólido cristalino blanco, que se ha venido utilizando en grandes cantidades en las industrias farmacéutica y alimentaria, acabe ofreciendo una alternativa a los plásticos no degradables.
Bioingeniería a escala industrial
El ácido málico, hidroxiácido, es un compuesto orgánico ópticamente activo. Su isómero óptico de la serie (L) o (-) es producido naturalmente en un ciclo de reacciones bioquímicas, trascendentales para el metabolismo de animales y plantas, conocido con el nombre de ciclo del ácido cítrico, o ciclo de Krebs. Se encuentra asimismo en el jugo de la fruta no madura, como las manzanas verdes.

En este contexto, ha sido inventada una tecnología de producción industrial de ácido málico, que no sólo supera en eficacia los demás métodos, sino que recorta el coste respecto a los sistemas actuales. La biosíntesis produce únicamente la forma L biológicamente activa a partir de microorganismos mejorados genéticamente, inmovilizados y muertos. La alteración genética afecta a su potencial catalítico multiplicándolo por 1.000. Se está utilizando un biorreactor de flujo continuo, encargado fundamentalmente de convertir el fumarato en un ácido málico con 600 días de vida media mínima. De sustrato se emplea amonio fumarato o sodio fumarato, y el biorreactor no genera productos derivados no deseados como aminoácidos o demás ácidos orgánicos procedentes del sustrato. Un reactor de 20 litros es capaz de producir unas 30 toneladas de L-malato anuales. Este método, al aprovechar células modificadas genéticamente aunque muertas, no es perjudicial para el entorno, ni plantea ningún tipo de peligro para la salud humana.

Evidentemente, las cantidades de ácido L-málico fabricado mediante este método biosintético pertenecen al ámbito de actuación de la industria, cuyos sectores farmacéutico y alimentario serán los principales usuarios. Sin embargo, el malato bien podría sustanciar otra aplicación ambiental de primera importancia, existiendo como existe la posibilidad de utilizarlo en la producción de polímeros biodegradables idóneos para sustituir algún día los plásticos no degradables.

Información relacionada

Número de registro: 80213 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Biología, Medicina