Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Buenas vibraciones

En el principio se creó el sonido mono. Y así nacieron las melodías rayadas viajando por las ondas hasta los aparatos de radio de tubo electrónico que, más que cualquier otra cosa, zumbaban y silbaban. Luego llegó el sonido estereofónico. Ondas sonoras de doble fuente, que aparte de producir un sonido más agradable, carecían del efecto de realimentación tan sumamente incómodo. De ahí dimos un salto hasta el sonido Dolby Surround, el sonido cuadrafónico y el "sense surround", todo ello en un plazo muy breve. Eran, hasta hace poco, la quintaesencia de una reproducción límpida como el cristal. Eso era hasta CARROUSO.
Buenas vibraciones
CARROUSO es el proyecto dinámico emprendido por centros de investigación, universidades y empresas que, dedicadas a sistemas avanzados de audio, multimedios y telecomunicaciones, se han reunido con un objetivo único: producir verdaderos entornos audio interactivos y tridimensionales, capaces de transferir infaliblemente entornos acústicos puros de un lugar a otro junto con datos visuales.

"Creating, Assessing and Rendering in Real time Of high quality aUdio-viSual envirOnments" (CARROUSO, creación, evaluación y reproducción en tiempo real de entornos audiovisuales de alta calidad) se vale de dos recursos clave de alta tecnología para generar una experiencia audio auténticamente tridimensional. El primero se basa en la flexibilidad de MPEG-4, que suma codificación orientada a objetos y transmisión de la descripción escénica de campos acústicos 3D. El otro recurso lo pone la tecnología de reproducción de la síntesis de campos de ondas con su espectacular capacidad de producir un verdadero espacio sonoro, lejos de conformarse con su representación estereofónica.

CARROUSO no es ni más ni menos que una sistema de grabación basado en un serie de micrófonos combinados con sistemas de cámaras destinadas a captar y determinar la posición de la fuente de la señal, e intentar captar sonidos secos procedentes de varias fuentes acústicas. También se extraen y convierten en descripciones perceptuales los parámetros de la sala. Se miden a través de algoritmos los elementos de desreverberación, seguimiento de la fuente y cancelación activa de eco. Acto seguido, se pasa a codificar, multiplexar y adaptar todos los datos recabados para su transmisión en MPEG-4, alcanzándose un auténtico sonido espacial 3D a través de la síntesis de campos de ondas y de la generación de frentes de ondas mediante series de altavoces.

El resultado final obtenido es una calidad de sonido pura, dotada de propiedades temporales y espaciales naturales. O dicho de otra manera, el sonido más real, cristalino y deleitable posible.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba