Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El hidrógeno, firme candidato para solventar los problemas de almacenamiento de las fuentes de energía renovables

Si se exceptúan las baterías, el método que consiste en convertir la energía solar fotovoltaica directamente en hidrógeno, que a su vez alimentará las pilas de combustible para generar energía eléctrica, promete mucho, ya no sólo para almacenar energía solar, sino también para superar las restricciones de almacenamiento de las fuentes de energía renovables.
El hidrógeno, firme candidato para solventar los problemas de almacenamiento de las fuentes de energía renovables
Las cuestiones ambientales han fomentado el uso de fuentes de energía alternativas. Siendo el almacenamiento de la energía producida por las fuentes de energía renovables (FER) su máximo impedimento, se ha echado mano de soluciones de diversa índole, como el almacenamiento de baterías para sistemas pequeños y dispositivos de alimentación basados en paneles para sistemas grandes. Por otro lado, los combustibles alternativos, como el hidrógeno, son productos inocuos para el medio ambiente, cuya explotación mediante tecnologías de pilas de combustible ofrece una solución con salida para la producción futura de energías limpias.

Combinando lo anterior lo que hay es la producción de hidrógeno mediante electrólisis del agua impulsada por una FER intermitente típica como pueden ser los paneles fotovoltaicos, que almacenan según las necesidades del momento el combustible de hidrógeno destinado a las pilas de combustible. Un sistema de estas características ha sido el que ha diseñado el centro de investigación ENEA Casaccia (Italia), con el fin de medir la eficacia del hidrógeno como medio de almacenamiento de energía eléctrica solar, libre de toda intervención humana.

El sistema está construido en torno a unos módulos fotovoltaicos de 7 kW conectados a una cuba electrolítica presurizada alcalina avanzada para la producción de hidrógeno. El hidrógeno así generado se almacena en cilindros y va alimentando una pila de combustible de 3 kW, que a su vez suministra energía eléctrica a una carga simulada. Las baterías sirven para almacenar el exceso de electricidad, mientras un sistema de control manda el funcionamiento de la central eléctrica.

La capacidad probada de funcionamiento sin intervención humana de la central reduce la necesidad de mantenimiento, con lo que se corrobora la viabilidad técnica de los sistemas de generador fotovoltaico-hidrógeno. Sin embargo, a pesar de dicha viabilidad, los costes actuales no son nada competitivos. Ahora bien, aumentado el tamaño de las centrales probablemente se pueda remediar el déficit competitivo para aplicaciones remotas de almacenamiento energético.

Información relacionada

Número de registro: 80325 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Energía