Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Una industria del cuero más limpia

Quien haya vivido cerca de una tenería o fábrica de cuero sabe de sobra que el vertido de aguas residuales procedentes de esta industria ya no sólo es perjudicial para el medio ambiente, al acarrear numerosas categorías de contaminantes, sino también desagradable, por el olor que desprenden los efluentes debido a los distintos reactivos que intervienen en el tratamiento del cuero. Un proyecto recién emprendido tiene como objeto combinar una tecnología innovadora de membranas con tales procesos, en un intento de acercar aún más la industria de acabado del cuero a las políticas ambientales de la Comunidad Europea.
Una industria del cuero más limpia
El tratamiento del cuero, en la elaboración de la multitud de productos de cuero que gasta la sociedad de consumo, origina todo tipo de contaminantes. Por diversos que sean los tratamientos y las sustancias, dependiendo de la naturaleza del producto final, resulta que todos los tratamientos comparten determinados contaminantes, desde grasas animales y aceites hasta depósitos de metales pesados, pasando por cromo, calcio y altas cargas orgánicas.

La utilización de nuevas tecnologías de membranas para depurar los contaminantes de los depósitos de aguas residuales y la voluntad de reducir el volumen de éstas motivaron que el proyecto piloto confirmara que lo primero era someter el agua usada a tratamiento previo. Las aguas residuales sin tratar procedentes de curtidurías provocan aterramiento y degradación; para que no ocurra esto, se demostró la necesidad de dar tratamiento previo al agua mediante proceso físico-químico de carbono activado y microultrafiltración.

Por consiguiente, el sistema de ósmosis inversa (Ph/Ch+AC+RO) en el vertido redujo un 75 por ciento el volumen de aguas residuales al quedar comprobada la idoneidad de la reutilización del agua en la industria de acabado del cuero. Prueba de ello es que no se registrara pérdida de calidad del producto o ningún otro efecto no deseado. Inmediatamente se pudo observar una reducción sustancial del volumen de aguas residuales y contaminantes y un ahorro global del 18 por ciento de los gastos finales de producción.

Así pues, el tratamiento previo del agua y las membranas de ósmosis inversa ofrecen un combinado innovador favorable tanto al sector de acabado del cuero como a los intereses medioambientales. Los desarrolladores del proyecto se encuentran actualmente elaborando cauces de integración de esta tecnología en otras industrias, tales como la textil.

Información relacionada

Número de registro: 80335 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Medio ambiente