Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Administración eficiente de fármacos mediante implantación de cápsulas

En la lucha contra el cáncer y otras enfermedades víricas mortales se ha reconocido desde hace mucho tiempo que la administración alternativa de fármacos puede resultar más eficaz para la eliminación de tumores malignos. El supuesto lógico, apoyado por las investigaciones actuales, según las cuales la curación reside en las propiedades biológicas y genéticas de la célula, incrementan la importancia del vector elegido para la administración del agente terapéutico. El proyecto actual ha logrado crear cápsulas de celulosa que se implantan en pacientes y administran los anticuerpos necesarios.
Administración eficiente de fármacos mediante implantación de cápsulas
El desarrollo de métodos para la administración sistemática a largo plazo de fármacos aportará una solución a numerosas enfermedades que requieren esa forma de tratamiento. Un ejemplo obvio que acude a nuestra mente en este caso es el de las personas que necesitan insulina, así como los pacientes de cáncer, que también requieren un tratamiento y una vigilancia de larga duración. Además, en el caso de los cánceres y otras enfermedades víricas graves, para la eficiencia del fármaco es importante que se administre con carácter local y en las proximidades del tumor, siempre que sea posible.

El proyecto actual ha investigado con éxito la posibilidad de implantar cápsulas que contengan células productoras de anticuerpos. Después de numerosas pruebas in vivo sobre ratones, que duraron más de diez meses, se puso de manifiesto que las cápsulas hechas con sulfato de celulosa, si se implantan bajo la piel o en la membrana serosa que recubre las paredes de la cavidad abdominal, no estimulan la aparición de respuestas fluidales neutralizantes, y por lo tanto, pueden utilizarse con total seguridad para la administración de fármacos. De modo más específico en el cáncer y las enfermedades víricas, las cápsulas que contenían hibridomas administraban anticuerpos monoclonales a la corriente sanguínea de ratones inmunocompetentes. La administración del fármaco duró varios meses.

En este procedimiento resulta decisivo el hecho de que la matriz del sulfato de celulosa no ponga en funcionamiento el sistema inmunitario. Las cápsulas implantadas en la cavidad intraperitoneal continúan en movimiento y no son absorbidas por los fluidos corporales (no se vascularizan). En cambio, las cápsulas implantadas bajo la piel sí forman neo-órganos que se vascularizan en pocos días. Otra observación importante que señala el hecho de que la utilización de celulosa carece de efectos adyuvantes es que no se han detectado fibrosis aislantes ni respuestas inflamatorias obvias a lo largo de períodos de observación de hasta 10 meses de duración.

La pequeña empresa austriaca que desarrolló el método de encapsular células para la producción de anticuerpos monoclonales busca acuerdos de riesgo compartido o de comercialización con objeto de aplicar el método y crear una terapia génica/celular eficiente destinada a gran número de enfermedades.

Información relacionada

Número de registro: 80396 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Biología, Medicina