Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El reciclado de vidrio para la industria de la construcción

El vidrio es un material de envase de uso muy extendido. Al ser un material de envase con características únicas, no sólo contribuye a la calidad de los productos, sino también a la calidad del medio ambiente. La mayoría de las técnicas de reciclado se centra en la reutilización del vidrio dentro de la misma industria. Un nuevo avance de gran importancia ha logrado convertir los desechos de vidrio en componentes de material de construcción con propiedades idóneas para el aislamiento térmico y la protección anti-incendios.
El reciclado de vidrio para la industria de la construcción
Es lógico que muchos de los productos de calidad más conocidos se presenten en envases de vidrio. En comparación con otros materiales de envasado, el vidrio preserva a la perfección los sabores, los aromas y la integridad de su contenido, y los expone de un modo atractivo en beneficio de los consumidores, los minoristas y los envasadores/embotelladores. No sólo posee estas propiedades, sino que también contribuye a la protección ecológica, siendo uno de los materiales reciclables más utilizados. El vidrio puede reciclarse de manera indefinida, sin la menor pérdida de calidad. Por consiguiente, el envasado en vidrio reciclado se utiliza de manera generalizada para muchos productos, por ejemplo el vino, la cerveza, otras bebidas alcohólicas y los alimentos.

Fuera de los límites de este ámbito de aplicación, una inédita tecnología de reciclado del vidrio ha logrado convertir los residuos de vidrio en componentes útiles para la industria de materiales de construcción. La técnica patentada procesa los residuos sólidos con un elevado contenido de vidrio para la producción de las llamadas burbujas Geofil, que consisten en gránulos ligeros de 5-25 mm de diámetro y que pueden incorporarse con facilidad en pastas de yeso, hormigón o silicatos para producir bloques de construcción. Los bloques resultantes poseen excelentes cualidades de aislamiento térmico y acústico, mayor resistencia al resquebrajamiento, e incluso propiedades ignífugas.

Esta técnica innovadora sirve básicamente para atajar el problema de los residuos y aprovechar las ventajas del reciclado. Recorta así los costes de eliminación de residuos y reduce al mínimo la necesidad de vertederos. Utilizando residuos que sustituyen a materias primas tales como el basalto, la arena, la perlita o la grava, dicha técnica contribuye asimismo a reducir otro tanto el impacto ambiental y favorece la conservación de la naturaleza. Además de ser reciclable, este valioso material puede usarse ampliamente en la industria de la construcción para fabricar paneles y capas aislantes térmicos y acústicos, y elementos de recubrimiento de suelos aislantes (en sistemas de calefacción de suelo), para proteger los puentes contra la congelación y para fabricar bloques de hormigón ligero y construir muros insonorizados.
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba