Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un sistema de intercambio de calor para la eficacia energética

Uno de los mayores logros de la humanidad consiste en la capacidad de mantener entornos cubiertos seguros y cómodos. Sin embargo, la calefacción y la refrigeración de los espacios de vivienda no sólo constituyen un gasto considerable en un hogar medio, sino que son perjudiciales para el medio ambiente. Una empresa estonia ha creado un nuevo método de coste reducido para la limpieza, la refrigeración y el calentamiento del aire, que utiliza un aparato intercambiador de calor geotérmico que es capaz de mantener un entorno natural bajo techo y permite que los edificios sean eficaces desde el punto de vista energético.
Un sistema de intercambio de calor para la eficacia energética
El entorno de un edificio influye en la comodidad, la productividad y la salud de sus habitantes. Mantener la temperatura deseada y la calidad del aire interno al mismo tiempo es una de las tareas más importantes y más intensivas en energía de la sociedad moderna. Los efectos ecológicos y económicos de los sistemas actuales de calefacción y refrigeración han exigido la búsqueda de nuevas alternativas.

El sistema propuesto constituye, en esencia, un sistema de intercambio geotérmico que utiliza la temperatura constante de la Tierra como fuente de energía para utilizarla en todo el edificio para la calefacción y la refrigeración, lo cual permite significativos ahorros de energía. De manera más específica, consiste en un conjunto de dos cámaras de hormigón para reducir la presión, unidas por tuberías calientes de cinc-acero o acero inoxidable, que se entierra debajo del edificio a una profundidad de dos metros, donde hay una temperatura constante de 6°C. El aire libre exterior circula a través del sistema hasta llegar al sistema de ventilación del edificio, con objeto de lograr que el aire interior tenga una temperatura estable, por ejemplo 21°C, con una temperatura exterior de casi 30°C.

Este sistema ofrece las ventajas ecológicas y económicas de la utilización de un aparato que trabaja con independencia de la electricidad para la refrigeración del aire. Además, su capacidad de eliminar las partículas de polvo de gran tamaño procedentes de la entrada de aire exterior implica una gran reducción de los costes de mantenimiento de los filtros. Su sencillo diseño, por otra parte, origina notables recortes en los costes de construcción, y su colocación por debajo del edificio permite un mayor espacio en los edificios. A diferencia de los acondicionadores de aire, garantiza los cambios de la temperatura interior de un modo más natural y más suave, sin liberar ningún calor hacia el exterior y sin resecar el aire interno.

El creador del sistema busca socios, por ejemplo arquitectos, constructores de edificios, instaladores de sistemas de ventilación o concesionarios o representantes comerciales en cualquier país europeo.

Información relacionada

Número de registro: 80604 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Energía