Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Imanes para detección de defectos

Para garantizar un uso seguro y continuo de las construcciones metálicas, se deben detectar y reparar rápidamente todos los defectos, incluso aquéllos que no son visibles. El defectoscopio magnético MKD-1 es capaz de detectar, de forma no destructiva, defectos tales como fisuras y corrosión, independientemente de su ubicación.
Imanes para detección de defectos
En casi todos los sectores industriales se utilizan grandes construcciones metálicas. Estas construcciones, que se caracterizan por su gran durabilidad y resistencia a la corrosión, a menudo se ven expuestas a condiciones ambientales extremas durante largos períodos de tiempo, ya que son utilizadas para actividades de producción o transporte (ejemplos indicativos de esto son los oleoductos, gasoductos y plataformas). Sus puntos débiles y defectos, como fisuras y zonas de corrosión, deben ser localizados y reparados para evitar posibles roturas de la construcción.

El defectoscopio magnético ofrece un método indirecto no destructivo, basado en el magnetismo y el comportamiento de los metales cuando interactúan con campos magnéticos. Este método permite detectar defectos en piezas metálicas, incluso cuando éstos no son visibles o accesibles, como sucede en la parte interna de los oleoductos y gasoductos o bajo la superficie del metal.

Un equipo de la Universidad Politécnica de Tomsk (Rusia) ha desarrollado un dispositivo basado en el método anterior y denominado defectoscopio MKD-1. Éste consta de una serie de elementos: defectoscopio magnético articulado, piezas polares, atomizador para materiales rociados y modelos de referencia. Todos estos elementos se emplean para controlar la distribución del campo magnético en la pieza metálica. En los puntos en que existe algún defecto aparecen fugas magnéticas, siendo irregular la distribución del campo magnético. Estas irregularidades no sólo permiten localizar el defecto sino determinar la naturaleza de éste (corrosión, fisura, etc.) Una ventaja de MKD-1 es que emplea imanes permanentes en lugar de eléctricos; esta característica hace que no precise suministro eléctrico, que sea fácilmente transportable y capaz de trabajar en el medio acuático.

Según el dicho, más vale prevenir que curar. El defectoscopio MKD-1 proporciona un método seguro para la identificación precoz de defectos, con lo que se evitan costosas roturas y trabajos de mantenimiento.
Número de registro: 80745 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Tecnologías industriales