Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Biomateriales para implantes y prótesis articulares

Casi todos tenemos biomateriales en el cuerpo... desde el simple empaste dental hasta implantes más críticos como prótesis de articulaciones o injertos cardiovasculares. Hasta ahora nos han servido bien. Sin embargo, mientras aumenta la esperanza de vida y las operaciones se hacen más complejas, se está desarrollando una nueva categoría de biomateriales qué durará mucho más tiempo y se adaptará mejor al cuerpo humano.
Biomateriales para implantes y prótesis articulares
Un grupo de investigadores rusos ha desarrollado una clase de materiales biocerámicos y compuestos que pueden usarse en multitud de aplicaciones médicas. Estos materiales biocerámicos contienen hidroxiapatita como componente bioactivo. La hidroxiapatita es químicamente parecida al componente mineral del hueso y, como tal, es uno de los pocos materiales que pueden clasificarse como bioactivos, lo que significa que soportará el crecimiento del hueso. Se integra rápidamente en el cuerpo humano sin riesgo de rechazo y se adhiere al hueso formando uniones fuertes e indistinguibles. Este material puede usarse en ortopedia y odontología.

Concretamente, se han desarrollado un revestimiento de óxido biocompatible para implantes de titanio, materiales biocerámicos para sustitución de hueso y porcelana dental. El titanio se usa en aplicaciones dentales y ortopédicas ya que es inerte y no ejerce ninguna interacción adversa dentro del cuerpo. Sin embargo, el cuerpo es capaz de reconocer como extraños implantes de este tipo e intenta aislarlos encapsulándolos con tejido fibroso. Esta nueva investigación contempla el revestimiento de los injertos con material bioactivo que no interactúa con el tejido circundante. El revestimiento de fosfato cálcico bioactivo osteofavorecedor asegura el crecimiento del hueso en su superficie. Este revestimiento es idóneo para muchas aplicaciones basadas en titanio, como, por ejemplo, prótesis de rodilla y de cadera.

Asimismo se ha puesto a punto un material biocerámico que contiene hidroxiapatita para reconstruir huesos y llenar agujeros en huesos deteriorados, en casos donde grandes secciones de hueso han sido extirpadas, por ejemplo, en cánceres óseos. El rasgo esencial del material es la necesaria porosidad y fuerza que favorece el crecimiento del tejido óseo hacia los poros del injerto artificial. El material tiene una porosidad de entre el 45 por ciento y el 60 por ciento, bioactividad de entre el 70 por ciento y el 90 por ciento, una resistencia a flexión de 20-50MPa y resistencia a compresión de 80-150MPa. El material estimula el relleno rápido de agujeros mediante la formación natural de hueso volviéndose parte de la estructura ósea. De esta forma se elimina también la necesidad de injertos óseos.

El material puede usarse en porcelana dental para crear un revestimiento cerámico multicapa en coronas metálicas. La capa se caracteriza por su gran durabilidad, buen efecto estético e inactividad biológica. El uso de estos materiales biocerámicos sentará las bases para la optimización de los procedimientos quirúrgicos.
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba