Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Polímeros biodegradables para la agricultura

Cada año entre cinco y 10 millones de toneladas de residuos plásticos encuentran su camino hacia los vertederos de la Unión Europea. Con esta perspectiva, un instituto de investigación italiano cumplió su papel en la industria agrícola desarrollando un polímero hidroabsorbente y biodegradable.
Polímeros biodegradables para la agricultura
Uno de los problemas principales que se pueden encontrar en los climas cálidos es el suministro de agua de buena calidad. Cuando esto se combina con la pérdida de agua en sistemas de irrigación a causa del desagüe, el calor y el viento, se hace necesario utilizar polímeros para mantener el agua cerca de los cultivos. Sin embargo, con la reciente introducción de impuestos sobre vertederos (en ciertos países) y el incremento generalizado de los costes de eliminación de polímeros, un instituto italiano vio la necesidad de elaborar alternativas biodegradables.

Se investigaron dos polímeros conocidos con vistas a fundirlos en una película sólida y resistente al agua que se disgregue cuando se composte. Se sabía que el alcohol polivinílico (PVOH) era un ejemplo clásico de polímero biodegradable, que una vez procesada la fusión podía transformarse en una película transparente y duradera. De todos los polímeros investigados se ha demostrado que éste es el que más rápido se degrada debido a su mayor sensibilidad al agua.

El segundo polímero escogido fue la policaprolactona (PCL). La investigación demostró que los enlaces cruzados de los puentes biodegradables entre PVOH y PCL proporcionaban una película combinada con prolongada resistencia al agua. Pero el aspecto más interesante se observó cuando la película combinada se enterró en el suelo. Se demostró que los microorganismos atacaban los puentes de PCL, degradándose el PVOH con bastante facilidad debido a su sensibilidad al agua.

No hay duda de que a este material se le encontrarán beneficios adicionales en las industrias horticultoras familiares en forma de bolsas de cultivo y dispositivos de retención de agua utilizados para canastas en suspensión. Ahora bien, hay otro polímero que sigue produciendo un importante daño al ambiente, esto es, la humilde bolsa de supermercado. Este polímero mixto (PVOH-x-PCL) podría por consiguiente convertir definitivamente esto, la monstruosidad medioambiental mayor del mundo, en un capítulo de los libros de historia medioambiental.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba