Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un sensor múltiple detecta el pescado más fresco

La valoración de la frescura del pescado ha sido hasta ahora un asunto subjetivo. Sin embargo, un nuevo Índice de Calidad Artificial, derivado de la retroalimentación de varios sensores electrónicos, está cambiando la situación.
Un sensor múltiple detecta el pescado más fresco
El pescado es un elemento importante de una dieta sana. Contiene ácidos grasos omega-3 que pueden ayudar a combatir las enfermedades del corazón. Sin embargo, el pescado puede estropearse fácilmente y resultar peligroso para el consumo humano. Por ello, es necesario asegurar la frescura del pescado que se sirve en la mesa.

Antaño, la determinación de la frescura del pescado solía basarse únicamente en los sentidos humanos de la vista, el olfato y el tacto. Los sensores electrónicos han reemplazado desde entonces a los órganos sensoriales humanos, cuya sensibilidad puede variar mucho de persona a persona. El problema es cómo sintetizar la retroalimentación de instrumentos distintos en una medición de frescura exhaustiva.

La investigación de la Robert Gordon University de Escocia ha proporcionado una respuesta. Los datos de una gran cantidad de instrumentos, incluyéndose narices electrónicas, texturómetros, espectrómetros, etc., se incorporan a un único indicador de frescura, el Índice de Calidad Artificial (AQI en sus siglas inglesas). La ventaja es que el AQI posee una mayor potencia predictiva que cualquiera de los sensores individuales.

Se evaluaron los resultados del AQI en dos pescados que se consumen a nivel mundial en gran cantidad: el bacalao del Atlántico y la merluza del Cabo. El AQI obtuvo buenos resultados comparado con otros métodos (p. ej. el método QIM, "quality index method"). Se evaluó la frescura a lo largo de toda la cadena de suministro de pescado, que incorpora distintos métodos de almacenamiento.

El método AQI es aplicable no solamente a otros tipos de pescado sino también a otros productos alimentarios para los que la frescura es un parámetro de calidad esencial. Protegida la metodología AQI por derechos de reproducción intelectual, se está llevando a cabo un desarrollo del producto completo. La aplicación de la metodología AQI ayudará a asegurar el suministro de un producto más fresco al consumidor final.

Información relacionada

Número de registro: 81100 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Biología, Medicina