Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Los lechos biológicos integrados protegen el agua superficial

Muchas plantas centralizadas de tratamiento de aguas residuales se han quedado anticuadas y deben actualizarse. Además, se ha demostrado que los sistemas convencionales de campos o fosas sépticas no son apropiados para el tratamiento de aguas residuales debido al elevado índice de aguas subterráneas o al bajo índice de infiltración del terreno. Por tanto, se necesitan nuevos métodos de tratamiento de aguas residuales y de conservación de agua potable, con menos intensidad energética y en mejores condiciones ambientales.
Los lechos biológicos integrados protegen el agua superficial
Desde hace tiempo sabemos que los pantanos naturales, como las ciénagas o las marismas, contribuyen a proteger la calidad del agua. Si tenemos en cuenta esto, los pantanos construidos artificialmente imitan el tratamiento que se produce en los pantanos naturales, dejando que las plantas y los procesos físicos, químicos y biológicos que se suceden de forma natural se encarguen de eliminar los agentes contaminantes del agua.

El plaur, formación de plantas flotantes, es un concepto que se introdujo en la hidrobiología para referirse a la comunidad de plantas vegetales que flotan en la superficie del lago. Las plantas pueden sobrevivir a exposiciones e inmersiones periódicas en lagos templados y poco profundos. No necesitan estar en contacto con la tierra para poder sobrevivir. Sus raíces forman una masa que se adhiere a las partes poco profundas del embalse y se convierte en parte de un bioma compuesto de materia viva. Este material actúa como filtro, separando las sustancias absorbidas en el agua. La comunidad de plantas flotantes también está compuesta por un gran número de invertebrados y microorganismos que viven en la zona de la raíz; esta comunidad forma un lecho biológico activo, conocido como biocenosis, que es capaz de descomponer de manera eficaz la materia orgánica y los nutrientes del agua.

El plaur ofrece una amplia gama de aplicaciones en las tecnologías del tratamiento de aguas residuales. Para ampliar aún más el ámbito de aplicaciones prácticas, se debería reforzar el plaur con estructuras plásticas artificiales o lechos biológicos integrados (IBB). Estos lechos biológicos reforzados pueden soportar el crecimiento de las plantas y proteger a toda la comunidad de problemas mecánicos como la contaminación, así como de las raspaduras producidas por el pastoreo de animales carnívoros. Los lechos biológicos integrados o IBB ofrecen sin duda muchas ventajas, desde la protección del ecosistema a la limpieza de aguas contaminadas.
Número de registro: 81379 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Medio ambiente