Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Protección de la piel frente a la radiación UVA

La radiación ultravioleta (UVA) se considera perjudicial para la salud humana, ya que los rayos UVA son los responsables de la lesión del DNA que produce el cáncer de piel y el envejecimiento prematuro de la piel. Hace poco, no obstante, se ha desarrollado una sustancia que ofrece una gran protección y reduce la lesión del DNA.
Protección de la piel frente a la radiación UVA
Según las estadísticas de WHO, cada año se detectan más de dos millones de casos de cáncer de piel no melanoma. Se calcula también que más de la mitad de los melanomas y otros casos de cáncer de piel diagnosticados son mortales. Una de las principales causas de este cáncer de piel es la exposición prolongada a la radiación solar UVA.

La protección que se usa normalmente contra estos rayos perjudiciales se puede hallar en los cosméticos, que abarcan una amplia selección de tipos de cáncer y UVA. Sin embargo, estos filtros son medidas preventivas aplicadas de forma tópica que no ofrecen una protección absoluta. Además, aparte de los efectos más precisos, como las quemaduras de sol, la radiación UVA puede provocar alteraciones degenerativas en las células epidérmicas, lo que a su vez puede producir el envejecimiento de la piel.

Un grupo alemán de investigación dermatológica ha desarrollado recientemente una sustancia prototipo que provoca la Reparación de la Escisión del Nucelótido (NER). El sistema NER es capaz de reducir la lesión del DNA causada por la radiación UVA y que provoca la muerte celular programada. La sustancia se puede utilizar como un medio de protección para la fotocarcinogénesis, minimizando por tanto el riesgo de desarrollar cáncer de piel. También actúa contra el envejecimiento de la piel y las inflamaciones causadas por los rayos ultravioleta.

Esta innovación ya se ha probado, tanto de forma in-vitro en cultivos celulares, el caso de los queratinocitos humanos, como dentro del cuerpo, en ratones. Ambos estudios han demostrado que tras la exposición a la radiación UVA y la aplicación de la sustancia, disminuyen considerablemente las células de las quemaduras de sol, como los queratinocitos apoptóticos. Se buscan ahora socios de la industria de los cosméticos contra el envejecimiento y las cremas de sol para firmar un acuerdo de licencia.

La imagen muestra la reducción de la lesión del DNA causada por los rayos UVA, tras aplicar la sustancia
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba