Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Tacto humano para sensores de fibra

Se han desarrollado unos sensores de fibra tan sensibles que pueden agarrar cualquier objeto sin poner en peligro su integridad estructural.
Tacto humano para sensores de fibra
Un centro alemán de neuroinformática ha conseguido desarrollar una nueva gama de sensores de fibra con múltiples usos como sensores táctiles, por ejemplo las pinzas de los robots. El alto grado de sensibilidad que presentan estos sensores les permite calcular la aproximación, las velocidades de dentado y las vibraciones por minuto, con la ventaja añadida de que pueden combinarse con sensores estáticos.

Con un diámetro tradicional de unos 120 micrometros, la función de los sensores de fibra se puede comparar con la sensibilidad de los bigotes de un gato o con el tacto humano. Por eso, cuando se conectan entre un objeto y un sensor receptivo, estos sensores de fibra en concreto presentan unas características extremadamente sensibles.

El elemento receptivo es un condensador de placa con un transistor integrado de efecto de campo, mientras que la placa flexible superior hace contacto con el objeto a través de una fibra o un haz de fibras. Además, no existe límite alguno en la detección de vibraciones, la resolución local es actualmente de 2 metros cuadrados y el voltaje de solamente 5-25 voltios (DC).

En general, esta técnica de acoplamiento tiene unas propiedades muy notables. Esto significa que se pueden registrar huellas de un tacto casi dinámico. La tecnología puede aplicarse en varios mercados, como la telerrobótica, la detección de colisiones, y la detección de textura y estructura superficial.
Número de registro: 81636 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Tecnologías industriales